Actualidad

Rajoy no cree en una ofensiva marroquí

El vicepresidente primero del Gobierno no ve una actuación contra España, pese a los discursos del Ejecutivo de Mohamed VI para liberar a Ceuta y Melilla y rechazó el diálogo.

EFE, Pontevedra
4/ago/02 3:20 AM
Edición impresa

Rajoy hizo estas declaraciones a los periodistas en Cambados, momentos antes de presidir la imposición de "Hojas de Oro" a los alcaldes de esta localidad de los últimos 50 años, con motivo de las Fiestas del Albariño.

El vicepresidente primero del Ejecutivo recordó que, una vez solucionado el conflicto de la invasión de la isla de Perejil, ambos países acordaron tener "un periodo de cierta tranquilidad y hablar en septiembre" y, precisó, "nosotros vamos a cumplirlo".

"No tengo porque pensar que Marruecos no va a tener una actitud similar", indicó el ministro de la Presidencia, al tiempo que insistió en que "nosotros, como país serio, vamos a cumplir lo acordado en Rabat".

En esta reunión, en la que se entrevistarán los ministros de exteriores de ambos países, el Gobierno español pretende "mejorar las relaciones con Marruecos" y hablar de "temas que nos interesan a todos" como, puntualizó, la ayuda al desarrollo de este país, la inmigración y el contrabando.

Sin embargo, Rajoy descartó que el asunto de Ceuta y Melilla pueda ser uno de los puntos a tratar con el Gobierno de Rabat, porque, indicó, "no hay nada de que hablar de Ceuta y Melilla, son ciudades españolas desde hace cientos de años y, como tal, lo reconoce la Constitución y el Derecho Internacional".

Señaló que ésta es una materia que "no se discute", aunque subrayó que "es muy importante tener unas buenas relaciones con Marruecos" y que no se vea enturbiado el diálogo sobre "asuntos que interesan a los dos países y que van en la defensa del interés general".

"Nosotros tenemos voluntad de llegar a un entendimiento, pero también firmeza a la hora de defender nuestros intereses", destacó el portavoz del Gobierno, quien abogó por mejorar las relaciones con Marruecos, partiendo de la base de que "España tiene las cosas muy claras".

Postura inequívoca

Mariano Rajoy incidió en que no espera una "ofensiva" por parte de Marruecos y recordó que las reivindicaciones sobre Ceuta y Melilla son "algo que cada cierto tiempo se viene repitiendo", mientras que la postura de España sigue siendo "inequívoca".

El vicepresidente primero del Gobierno descartó que, a raíz de las declaraciones del Rey Mohamed VI y de los miembros de su Gobierno, vaya a producirse una "tensión social".

En este sentido, recordó que hay más de 250.000 marroquíes viviendo en España, "muchos de ellos trabajando normalmente y cotizando en la Seguridad Social, y también pasando el Estrecho". "Yo creo que la inmensa mayoría de la gente en Marruecos lo que quiere es tranquilidad y una buena relación", apuntó.

El portavoz del Gobierno expuso que para tratar de otros problemas como el contrabando o la inmigración, España está dispuesta a hacer "un esfuerzo".

No obstante, reconoció que para que haya una "conversación entre dos, se necesita que ambas partes tengan voluntad". "Nosotros la tenemos, algo que es compatible con una posición de firmeza en la defensa de nuestros intereses", concluyó.

Presidente de Melilla

Por otro lado, el presidente melillense en funciones, Javier Martínez (PP), dijo que la llamada a la movilización del Gobierno marroquí para "liberar" Ceuta, Melilla y las Chafarinas es una "medida de presión ante una situación consolidada que supone reconocer que no tiene ningún derecho sobre esos territorios". Martínez manifestó que Marruecos recurre a "este tipo de medidas de presión" porque en los foros internacionales de debate "no pueden esgrimir con seriedad sus pretensiones anexionistas, que carecen de cualquier fundamento".

Reconoció que la postura de Marruecos perjudica las relaciones entre los pueblos.