Cultura y Espectáculos
VÍCTOR PABLO PÉREZMÚSICO

"El Auditorio marcará el inicio de una nueva tradición musical en Tenerife"

El director titular de la Orquesta Sinfónica de Tenerife apuesta por una gestión ágil que permita a la nueva infraestructura ser el centro de actividad permanente del grupo y acoger la celebración de todo tipo de espectáculos.

JOSÉ A. DULCE, S/C de Tenerife
4/ago/02 19:56 PM
Edición impresa

"El Auditorio marcará el inicio de una nueva tradición musical en Tenerife", afirma el director titular de la Orquesta Sinfónica de Tenerife, Víctor Pablo Pérez, quien acaba de firmar su renovación por tres temporadas con el conjunto insular, al que lidera desde hace quince años.Unir esfuerzo e imaginación para proyectar hacia la sociedad las iniciativas culturales es una necesidad a juicio de Pérez, quien accedió a interrumpir sus vacaciones para atender la llamada de EL DÍA . Cuestiones como la cultura musical, el arraigo social de la OST o la relación del director con los profesores de la orquesta desfilan por la siguiente entrevista, en la que el maestro burgalés hace una prospección de lo que el Auditorio significará tanto para el colectivo como para la Isla. - Cuando comenzaron las obras del Auditorio, hizo hincapié en que la OST debía ser el eje en torno al cual girase la programación. ¿Ha recibido garantías al respecto o teme que el centro se convierta en un nuevo recinto ferial?
- En mi renovación de contrato he pedido que figure, de forma cortés, que el auditorio sea el centro de actividad de la OST. En una gestión ágil y moderna, este planteamiento es compatible con otro tipo de espectáculos, sean aperturas o clausuras de congresos, exposiciones, festivales de cine o audiciones de folk. Se pueden hacer muchas cosas, pero el Auditorio de Tenerife ha de ser, a mi juicio, la sede habitual de la orquesta.
- ¿Es partidario de que el recinto se denomine Ópera - Auditorio o, simplemente, Auditorio?
- No soy yo quien debe tomar una decisión acerca del nombre, pero en cualquier caso sería pretencioso llamarlo Ópera cuando no va a ser, en sentido estricto, un teatro de ópera, al menos no como el Real de Madrid o el Liceo de Barcelona. Para ello haría falta un presupuesto altísimo, del orden de 4 ó 5 mil millones de pesetas anuales, que no es asumible por la Isla. En el Auditorio se hará ópera, pero no de un modo regular.
- La acústica es uno de sus caballos de batalla. ¿Ha hecho un seguimiento al respecto?
- La obra está aún en fase de construcción, por lo que es impensable hacer pruebas acústicas. Hasta el momento se ha trabajado con maquetas y dos equipos encargados del "control de calidad" del recinto. Se están contrastando técnicas para lograr la mejor acústica posible, pero sólo empezaremos a verificarlo cuando las salas, con sus butacas, paneles y cajas acústicas, estén terminadas.
- En este sentido, usted pidió varios meses para que la orquesta se habituase a la sonoridad del recinto.
- La fecha de terminación no es cosa mía. Sí he insistido en que, una vez entregada la obra (me da igual el acabado externo), sería deseable contar con un plazo de al menos tres meses para realizar las pruebas acústicas pertinentes y probar la maquinaria escénica y los equipos de luz.
- ¿Ha imaginado ya qué tipo de "sonido orquestal" desea para esta nueva etapa?
- Se irá descubriendo a medida que hagamos música en la sala. Intuyo - pero es en parte intuición y en parte deseo - que al tratarse de un recinto en forma de teatro griego, el público y la escena van a estar próximos, de manera que la proyección del sonido en el espacio será inmediata. Insisto en que todo dependerá de un complejo conjunto de factores. No es lo mismo sonar con butacas que sin ellas, con público que sin él. Habrá que equilibrar todos estos elementos hasta lograr un sonido sinfónico propio.

Voluntad de superación
- Varias asociaciones musicales han expresado su deseo de participar en la vida cultural del Auditorio. ¿Tienen previsto colaborar con ellas? - Es el momento de unir esfuerzos, económicos y artísticos, si queremos conseguir resultados de alto nivel. La colaboración ayudará sin duda a superar todas aquellas carencias que a lo largo del tiempo hayamos podido tener los distintos colectivos. Por ejemplo, es de esperar que, con una nueva maquinaria y apoyada en su magnífica tradición, la ATAO (Asociación Tinerfeña de Amigos de la Ópera) alcance nuevas metas profesionales y sus funciones tengan mayor repercusión exterior. Nuestro nivel de producción debe crecer, no tanto en cantidad como en calidad. Si cada uno va por su lado, será complicado cumplir este objetivo. Si existe una voluntad común, seremos un referente a nivel nacional.
- ¿Qué nuevos proyectos va a poder generar la orquesta?
- De entrada, organizaremos un ciclo de cámara y polifonía en el que participarán grupos de cámara, coros y solistas tanto canarios como de otras latitudes. También queremos abrir nuestros ensayos al público, algo que hasta ahora no ha sido posible. Otro de nuestros retos será empezar a producir espectáculos operísticos de alto nivel, de hecho el Auditorio ya está coproduciendo "L equivoco stravagante" con el Festival Rossini de Pesaro.
- Con el paso al Auditorio, ¿aumentará su presencia en la temporada de conciertos?
- Mi participación será similar a la de ciclos anteriores, es decir, en torno al 40 por ciento de la actividad total. Quizá haya una mayor implicación en el capítulo operístico, siempre y cuando las producciones sean de alto nivel.
- El Paraninfo y la sala Teobaldo Power han sido hasta ahora los improvisados estudios de grabación de la OST. ¿Van a disponer de estudios y equipos, no sólo para grabar, sino para archivar y catalogar su fondo fonográfico?
- La OST ya tiene un equipo de grabación propio que mejora cada año con la introducción de nuevos recursos técnicos. Pero, en efecto, la idea es que el Auditorio reúna las mejores condiciones para grabar, no sólo audio, sino también DVD. Para realizar este proyecto, estamos haciendo acopio de diferentes materiales de archivo.
- ¿Contemplan la creación de un sello propio?

- Está pensada su creación en paralelo a la inauguración del Auditorio. A ello hay que sumar Internet, que nos abre un amplio campo de posibilidades para la distribución global de nuestros productos.

- Pasan los años y la OST es una de las pocas orquestas españolas cuyos conciertos no son retransmitidos por "Radio 2" de "RNE". ¿Es sólo un problema técnico o existen otros impedimentos?

- Parece ser que en otras ciudades sí disponen de los equipos técnicos necesarios, pero tampoco podemos olvidar el contencioso que algunas formaciones mantienen con "RNE". Está bien que se promocione a nuestras orquestas, pero también sería interesante que la cadena pública se involucrara economicamente en las emisiones que realiza. Las orquestas españolas ya son mayores de edad y pueden solicitar a cualquier medio audiovisual la percepción de derechos por transmisión y grabación de sus conciertos, como sucede en otros países.

Acercamiento al público
- ¿En qué medida influirá en el repertorio de la orquesta la necesidad de cubrir el nuevo aforo? - El actual número de abonados se sitúa en torno a los 1.100, por lo que no creo que entrañe una gran dificultad llegar a los 1.600, si consideramos la novedad que supone el Auditorio y la expectación que sin duda generará. Pero no tiene por qué influir en el repertorio. Nuestra intención es abordar programaciones más temáticas, aunque estará en función de la respuesta inicial. Sí he sugerido que en los primeros meses se hagan todo tipo de músicas para que el público se acerque sin complejos al recinto. También será importante para la vida del Auditorio que en los alrededores exista una actividad comercial o de ocio que anime su entorno, algo que ha dado excelentes resultados en los casos del Museo Guggenheim, el Palacio Euskalduna o el teatro Kursaal.
- Casi el 80 por ciento de los canarios se declara desvinculado de la música clásica. ¿Como interpreta este dato?
- Como un reto. Cuando llegué aquí había una orquesta aficionada que había que convertir en profesional. Si en aquel momento se le hubiese preguntado al ciudadano si hacía falta una orquesta, habría contestado que no. Sin embargo, hoy está identificado con ella y, aunque no vaya a los conciertos, entiende que conviene a la proyección cultural de la Isla. Los tinerfeños se sienten especialmente orgullosos de su orquesta, cosa que no ocurre en otros puntos del país. ¿Por qué? Porque ha abordado todo tipo de músicas y porque ha hecho un esfuerzo para acercarse al público en su conjunto. Conviene recordar que, en nuestros conciertos de los viernes, el Guimerá está registrando llenos. De acuerdo con que el índice de aceptación de música clásica es bajo, pero ¿cuánta gente lee en España o cuánta va a los museos? ¿Se cierran por ello las bibliotecas o se clausuran los museos? La solución no es cerrar, sino acercar la cultura a la gente de forma imaginativa.
- Por último: ¿piensa que el Auditorio ha sido entendido como una necesidad por la sociedad tinerfeña y no como un lujo asiático?
- Sólo una lectura simplista de la realidad puede llevar a pensar que al Auditorio es un lujo. Cuando haya una perspectiva de diez años se verá de forma rotunda que el Auditorio es para la Isla un emblema tan poderoso como lo son hoy el turismo, el sol o el Teide. Toda ciudad española que se precie tiene un auditorio. Y este plan de auditorios forma parte del progreso general del país. Gran Canaria tiene un buen auditorio, y Tenerife no tiene porque ser menos, como tampoco las otras Islas, que tienen suficiente público residente y audiencia flotante para generar una oferta cultural. En otras palabras: dar importancia al Auditorio es darle importancia a la ciudad.

VÍCTOR PABLO PÉREZMÚSICO