Actualidad
LO ÚLTIMO:
El TS fija que todo contacto corporal de tipo sexual es abuso y no coacciones leer

Repulsa generalizada

Interior atribuye a un comando itinerante el atentado en Santa Pola, condenado por la sociedad española, salvo Batasuna; los funerales de las víctimas se celebraron ayer.

AGENCIAS, Madrid/Alicante
6/ago/02 3:26 AM
Edición impresa

El ministro del Interior, Ángel Acebes, atribuyó ayer el atentado etarra en Santa Pola a un comando itinerante de ETA que entró a España con un coche robado en la localidad francesa de Montpellier el pasado 5 de julio.

En una comparecencia ante los medios de comunicación en la sede de la subdelegación del gobierno en Alicante, Acebes explicó que el coche utilizado en el atentado era un Ford Escort con 40 kilogramos de cloratita reforzada con dinamita, y que el artefacto fue activado minutos antes de la explosión y sin aviso previo.

Acebes afirmó que el Gobierno "pondrá en marcha todos los instrumentos para acabar con el entramado de un partido que justifica" este tipo de acciones, y entre ellas citó la Ley de Partidos. "Cualquier grupo que no condene una acción de estas características, en mi opinión no puede ser legal en democracia", señaló Acebes, quien añadió que, "cumpliéndose los requisitos, no me cabe ninguna duda de que cuanto antes se usarán todos los instrumentos contra quienes dan cobertura y justificación política a estos actos".

Basura humana

Precisamente, las muestras de condena y rechazo a la acción terrorista se multiplicaron ayer por toda la geografía española, en el mismo día en que se celebraron los funerales por las dos víctimas del atentado - la niña de 6 años y Cecilio Gallego Alaminos, de 57 años - a los que asistió el presidente del Gobierno, José María Aznar.

Éste aseguró ayer por la mañana, después de despachar con el Rey en Mallorca, que espera que Batasuna sea ilegalizada "lo antes posible", ya que sus dirigentes, a los que calificó de "basura humana", son tan responsables de los atentados terroristas como los comandos de ETA.

Aznar dirigió a las víctimas del atentado de Santa Pola un "recuerdo muy especial" de "cercanía", "cariño" y apoyo. El presidente del Gobierno afirmó que los terroristas "van pagar por lo que han hecho, van a pagar muy caro y además espero que lo paguen pronto". El presidente afirmó que "la democracia española no acepta desafíos de nadie. Es sólida y fuerte para ganar esta batalla con todas sus consecuencias".

Aznar añadió que no está "dispuesto a que por más tiempo la basura que son los dirigentes de Batasuna sigan paseándose libremente, impunemente, por las calles, mientras los españoles tenemos que enterrar víctimas inocentes, niños incluidos".

Balance

Acebes también señaló que actualmente se están llevando a cabo "las investigaciones necesarias y se han tomado todas las medidas preventivas", aunque apeló a la colaboración ciudadana para recabar datos que puedan conducir a la detención de los terroristas mediante los teléfonos 900.100.062 y 900.100.091.

Recapituló que a causa de la explosión del coche bomba han sido atendidas un total de 36 personas, de las que solamente permanecen dos ingresadas con heridas de pronóstico leve, una de los cuales es un niño que es primo de la menor de 6 años fallecida.

Las autoridades han procedido al realojo de un total de 180 personas que han sufrido daños en las viviendas en Santa Pola, además de los miembros de la casa-cuartel afectado.

Otegi culpa a Aznar

El rechazo político y social al atentado fue casi unánime, excepción hecha de Batasuna. Su portavoz, Arnaldo Otegi, calificó de "doloroso" el fallecimiento de dos personas y consideró al presidente del Gobierno, José María Aznar, "responsable en primera persona también de lo que está ocurriendo en estos momentos y de lo que puede ocurrir en el futuro".