Vivir
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Canarias, a la cabeza en lista de espera quirúgica con una media de seis meses, según un informe de CCOO leer

Las próximos días serán clave para el futuro de las siamesas guatemaltecas

Tras una intervención que se prolongó por espacio de más de 20 horas, las niñas ya están separadas. "Su situación es crítica pero estable", confirmó el doctor Jorge Lazareff, el cirujano encargado del equipo que llevó a cabo esta operación, que ya ha sido considerada "milagrosa".

EFE, Los Ángeles
8/ago/02 3:36 AM
Edición impresa

Los próximos días serán clave para confirmar el éxito de la separación de las siamesas guatemaltecas que nacieron unidas por el cráneo y que descansan, por primera vez, en cunas separadas.

María Teresa y María de Jesús Quiej Alvarez pasarán la primera noche de su vida en la misma habitación, pero en cunas distintas, después de una operación de más de 20 horas de duración.

"Su situación es crítica pero estable", confirmó el doctor Jorge Lazareff, el hombre que está al frente del equipo médico encargado de esta operación que ya ha sido considerada "milagrosa".

"El pronóstico es muy positivo. La mayor sorpresa fue la falta de sorpresas", recapituló en nombre de todo su equipo. Aun así, los médicos subrayaron la cautela con la que debe seguirse el período postoperatorio, especialmente en los próximos días. "En una semana vamos a tener un panorama más claro de su recuperación, pero soy optimista", agregó.

El hematoma

La vuelta de la mayor de las dos gemelas, María Teresa, a la mesa de operaciones pocas horas más tarde de acabada la separación fue la primera llamada a la cautela en estos momentos de espera.

Sin embargo, los médicos calificaron el hematoma detectado entre la piel y el cerebro de la pequeña como una situación "controlable".

Incluso si la evolución de estas pequeñas pacientes es satisfactoria en los próximos días, las niñas aún tendrían que sufrir varias operaciones quirúrgicas para disfrutar de la mayor normalidad posible en sus vidas.

Aunque el equipo médico insertó en las pequeñas unos globos para estirar la piel, con la que recubrir el área que antes compartían en el cráneo, este procedimiento no ha podido generar toda la piel necesaria, por lo que es posible que se quede una abertura en el centro.

"Por el momento su pelo no será mejor que el de muchos de los estudiantes de la universidad", bromeó el cirujano Henry Kawamoto Jr. antes de expresar su esperanza de dar a las pequeñas en el futuro "una apariencia más normal".

Con respecto a futuras secuelas, Lazareff subrayó que es muy pronto para una evaluación, aunque basó su optimismo en el hecho de que las niñas contaban con dos cerebros independientes así como su sistema arterial, compartiendo la sangre y el sistema de drenaje de las venas, además del cráneo y la piel de la cabeza.