Dinero y Trabajo

La ampliación de horarios pone en "pie de guerra" al comercio tradicional canario

La Confederación Regional de Comercio de Canarias ha advertido de que se opondrán a la medida que estudia el Gobierno Central, y que, en opinión de su titular, Luis de Miguel Bartolomé, que también preside la tinerfeña Fedeco, "sólo favorece a las grandes superficies".

EL DÍA, S/C de Tenerife
9/ago/02 3:37 AM
Edición impresa

La reducida composición de la plantilla del pequeño y mediano comercios en Canarias pone en jaque al sector canario ante la posibilidad de que se incremente el número de días festivos en los que dichos establecimientos están autorizados a abrir.

El presidente de la Confederación Regional de Comercio (Coreco) y de la tinerfeña Fedeco, Luis de Miguel, aseguró que una medida de este tipo sólo beneficia a las grandes superficies, dadas las condiciones estructurales del pequeño y mediano comercios, donde la propia insularidad fomenta la presencia de microempresas.

Apuntó que esta opinión es "un clamor general" de estos negocios y está en línea con el avance del estudio que elabora la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA), en el que se estima que las pérdidas de puestos de trabajo pueden traducirse en 65 mil empleos en todo el país.

De Miguel matizó que estas medidas de aumento de horarios podrían conllevar la quiebra de parte de los comercios de las Islas, con la consiguiente destrucción de puestos de trabajo.

El titular de Coreco hizo hincapié en que el sector no va a permitir que se atente contra él y apuntó que ya han advertido de los posibles daños que pudieran producirse tanto al Gobierno Central, responsable de la medida, como al Gobierno Canario, para que apoye al sector.

Al respecto, recordó que este sector es el que genera más empleo de calidad en el Archipiélago y, por lo tanto, puntualizó, hay que cuidarlo.

Señaló que lucharán contra el Ejecutivo Central en el caso de que mantenga su previsión de liberalizar los horarios comerciales, lo cual se haría efectivo a partir de 2004, sobre todo, dijo, dada la "imposibilidad" del pequeño comercio para adaptarse a esta norma.