Jornada Deportiva

España se pone de moda en el Europeo

El español Reyes Estévez se colgó ayer la plata en la prueba de 1.500 tras una final muy reñida. Mientras, Jesús Ángel García Bragado, David Canal y Mayte Martínez fueron los grandes protagonistas de las otras alegrías.
9/ago/02 14:53 PM
Edición impresa

EFE, Múnich (Alemania)

Reyes Estévez cedió por dos milésimas su corona europea de 1.500 al francés Mehdi Baala y hubo de resignarse a participar, junto con David Canal y Mayte Martínez, en el baño de plata que España se dio en la tercera jornada de los campeonatos de Europa. El equipo español, con ocho medallas en tres días de competición, volvió a ponerse de moda en Europa, como hace cinco meses en Viena. Diez minutos tuvo que esperar Reyes Estévez para resignarse a la pérdida del título.

La final de 1.500 salió muy lenta (1:03.52 al paso por los 400 metros y 2:10.49 por los 800). Estévez y José Antonio Redolat se pusieron en cabeza para evitar tropezones y aguardaron a que el más nervioso abriera fuego.

Lo hizo el menos esperado, el italiano Lorenzo Perrone, al entrar en la última vuelta. Estévez se pegó a él y remató a 300 metros de la meta, tal vez demasiado pronto, como él mismo reconoció. En el último metro Baala le dio alcance y el vídeo de llegada hizo el resto.

Juan Carlos Higuero fue siempre mal colocado y no pasó del quinto puesto. Peor aún se comportó el valenciano José Antonio Redolat, que terminó undécimo, hundido con 3:48.28. A continuación, el barcelonés David Canal logró al fin una medalla en alta competición. Afrontó la final de 400 con reservas y su táctica le salió bien. En la recta de meta fue adelantando a corredores hasta acabar segundo con su mejor marca de este año (45:24). La moral del equipo español se vino definitivamente arriba con la plata de Canal y la vallisoletana Mayte Martínez remató la faena con otra plata, en la final de 800.

La eslovena Jolanda Ceplak refrendó su condición de reina de Europa con una victoria en solitario desde la primera curva y una marca de relieve: 1:57.65. Mayte se puso tercera en la contrameta y dejó para la recta final fuerzas bastantes para arrebatar la plata a la británica Kelly Holmes con la mejor marca de su vida (1:58.86).

España adelantó a Gran Bretaña en el medallero y se coloca en un insólito segundo puesto con dos oros (Paquillo Fernández y Chema Martínez), tres platas (Estévez, Canal y Mayte Martínez) y tres bronces (Juan Manuel Molina, José Ríos y Jesús Angel García).

El polaco Robert Korzeniowski, "el emperador de la marcha", adornó su segundo título europeo consecutivo de 50 kilómetros marcha con un nuevo récord mundial (3.36:39) al cabo de un recorrido en solitario desde el décimo kilómetro. La medalla de bronce se quedó, no obstante, en España. Jesús Angel García Bragado rompió el maleficio que parece afectarle en los años pares y se encontró con un bronce que apenas si festejó. Odriozola lloró en el vestuario su desconsuelo aunque acató la decisión de los jueces.

El tinerfeño Julián Martínez fue quinto en su serie de 200 con 21.13, quedando eliminado y Glory Alozie superó sin problemas su serie de 100 vallas (13.03).

vestuarios

Bragado: "Se me apareció la Virgen"

El madrileño Jesús Ángel García Bragado considera que su medalla de bronce en 50 kilómetros marcha debió colgársela Mikel Odriozola, "porque se la merecía" y achacó su tercer puesto a la suerte: "se me apareció la Virgen", dijo. "Estas no son formas de ganar medalla. No es de las que tú te ganas, sino de las que te encuentras. Tampoco es para estar contento. Se la merecía Mikel, no yo. Pero cuando andas con problemas técnicos es una lotería. Igual que le descalificaron a él, me podían haber descalificado a mí", explicó. García Bragado, subcampeón mundial de Edmonton por detrás de Robert Korzeniowski, acusó al polaco de tener "inmunidad diplomática". "Empieza a tocarme las narices que Korzeniowski parezca la perfección técnica y los demás no tengamos ni idea".