Actualidad

El ESTATUTO cumple años

El Parlamento de Canarias celebra hoy el vigésimo aniversario del Estatuto de Autonomía. Veinte años después de su aprobación, el documento continúa siendo objeto de controversia entre las distintas fuerzas políticas del Archipiélago.

EL DÍA, S/C de Tenerife
10/ago/02 3:40 AM
Edición impresa

Canarias conmemora el vigésimo aniversario del Estatuto de Autonomía, documento normativo que otorgó el autogobierno al Archipiélago en medio de la controversia ante el recelo de las principales fuerzas políticas (UCD y PSOE), que optaron por la vía lenta para evitar un referéndum en una región donde despuntaba el independentismo.

Veinte años después, y tras su reforma en 1996, el Estatuto continúa siendo un elemento de desencuentro entre los tres partidos políticos con representación en el Parlamento de Canarias. Aunque todos coinciden en que ha supuesto un avance en el desarrollo autonómico y que todavía no se ha aprovechado al máximo sus potencialidades, difieren en la necesidad de afrontar una reforma a corto plazo.

El ex presidente de la Co-munidad Autónoma y senador socialista, Jerónimo Saavedra, destacó ayer que el máximo nivel de competencias, que se logró gracias a la aprobación de la Lotraca (ley orgánica de transferencias a Canarias), ha permitido incorporar las Islas al "carro económico y menos al de la modernidad".

La posibilidad de poder presupuestar "sin necesidad de estar pendiente de autoridades externas" permitió a su Gobierno, a partir de 1982, dar prioridad a la Educación.

Hoy día, a su entender, el Estatuto de Autonomía responde de igual manera a las necesidades fundamentales de la sociedad canaria y los mejores o peores resultados de los servicios sanitarios o educativos son responsabilidad del Gobierno de turno.

Fijar el debate sobre cuándo es necesario un cambio de la norma institucional, no es lo fundamental, opinó Saavedra, para quien existen materias por desarrollar, como la representación de las comunidades autónomas en la UE.

Reforma electoral

El senador socialista, no obstante, es consciente de la evolución en las decisiones del Tribunal Constitucional y de que se abren las puertas para competencias en puertos o aeropuertos. Mayor transcendencia dio, sin embargo, a la modificación del actual sistema electoral con el fin de dar más peso a la población frente al territorio.

El ex presidente del Parlamento Canario y senador de CC, Victoriano Ríos, calificó la reforma de 1996 como "un gran avance" al aumentarse el marco competencial, introducirse el concepto de nacionalidad y, además, reconocer el Archipiélago como el ámbito de la Comunidad Autónoma.

Entre los asuntos pendientes, Ríos insistió en la necesidad de que los canarios refrenden el Estatuto y que las posibles modificaciones del Régimen Económico y Fiscal estén sujetas a la consideración vinculante del pueblo isleño.

El comercio exterior con los países circundantes, una oficina tributaria única, la gestión de los puertos y aeropuertos, así como el reconocimiento de las aguas que rodean el Archipiélago, son las principales materias por las que Coalición Canaria aboga por otra reforma profunda del documento.

Aún así, Ríos no reparó en elogiar los inicios de la norma básica institucional y denominó de grandes aciertos la doble capitalidad y el "equilibrio exquisito de la integración del Parlamento con la triple paridad".

El ex presidente de Canarias y europarlamentario del PP, Fernando Fernández, tachó de "frivolidad" el solicitar una reforma del Estatuto de Autonomía, "cuando todavía no se ha desarrollado el texto actual".

Fernández agregó que "antes de pedir más cosas hay que exigir que se ejerzan mejor las que están encomendadas" y fijar el marco competencial de las administraciones canarias.