Santa Cruz de Tenerife

... DE BOMBEROS

ser presenciar un simulacro de emergencia o comprobar cómo les queda el casco.

12/ago/02 3:49 AM
Edición impresa

"el fuego se apaga con el agua". Y el agua "sale por las mangueras". Esto último lo acaban de aprender de su visita al kilométrico estanque en que las limpian.

El grupo, que también ha pasado por el gimnasio donde se ejercitan los bomberos, se traslada a las cocheras, donde se reproduce el momento estelar de cada visita: cuando los pequeños se prueban la indumentaria de bombero, se suben a los camiones y se disparan las sirenas y los flashes de las fotos.

Puesto que son muy chiquititos, es el momento también de los primeros llantos, ya que con el casco una las educadoras parece salida de "La Guerra de las Galaxias". Otros se muestran impresionados por el ruido de la sirena, aunque la mayoría están encantados de subirse al enorme camión.

La presencia de tan menudos visitantes atrae la atención de otros bomberos que no dudan en ayudarles a subirse a los vehículos y hacerles la exhibición del descenso de la barra, como si hubiera una emergencia. La "foto de familia" pone fin a la visita, que termina con un balance de sorpresa, entusiasmo y ya, de regreso a la guardería, con mucho hambre e igual sueño.