Jornada Deportiva
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Ryanair cancela 190 vuelos este viernes por la huelga europea de tripulantes de cabina leer

Cierre con broche de ORO

El triunfo del madrileño Alberto García, en los 5.000 metros, sirvió para certificar la mejor actuación del equipo español en toda su historia. 15 medallas le dieron un tercer puesto en este Europeo.
12/ago/02 14:54 PM
Edición impresa

EFE, Múnich

El madrileño Alberto García re-mató con el oro en 5.000 metros un récord histórico de la selección española de atletismo, que se va de Múnich con 15 medallas, seis por encima de la mayor cosecha anterior en unos Europeos, y la confirmación de su estatus de gran potencia continental.

Rusia dominó el cuadro de medallas con 24 gracias a las de oro que aportaron sus mujeres (seis de siete). Gran Bretaña ocupó el segundo puesto y España el tercero. Cinco meses después de sorprender en los Europeos bajo techo de Viena con nueve medallas y el primer puesto en la tabla de metales, España ha demostrado en el estadio Olímpico de Múnich que el botín ganado junto al Danubio no era flor de un día.

El equipo español, que ganó el martes pasado la primera medalla de oro en juego en los 18 campeonatos de Europa -la de 20 km. marcha- se llevó también la última individual merced a un fulgurante ataque de Alberto García a 250 metros de la meta.

Francia sacrificó a El Hassan Lahssini en beneficio de Ismail Sghyr pero benefició indirectamente a García, el hombre más fuerte del grupo, que esta vez cambió de táctica. En lugar de un ataque largo, dio un cambio brusco a 250 metros de la meta que abatió a sus rivales, incapaces de presentarle batalla en la recta final.

El aragonés Roberto García obtuvo el ingrato cuarto puesto, pero se batió con los mejores. Sólo el último cambio le dejó sin esperanzas. El madrileño Jesús España, bronce bajo techo en Viena, fracasó sin paliativos -y así lo reconoció- con su undécimo puesto.

España cerró los campeonatos con tres nuevas medallas. Por la mañana el toledano Julio Rey había obtenido bronce en el maratón y por la tarde Yago Lamela ganó el mismo metal en longitud, en ambos casos bajo la lluvia.

Lamela se quedó a un centímetro de la plata, que fue para el croata Sinisa Ergotic con ocho metros justos, y a nueve del oro, que se colgó el ucraniano Oleksi Lukashevich con 8,08. La batida sobre la tabla mojada bajo la lluvia era una lotería y el ucraniano se llevó el premio.

El sevillano Raúl Fernández, que hace cinco meses fue campeón de Europa en pista cubierta, no fue capaz de ajustar un solo salto bueno. Una marca de 7,69 entre dos nulos le dejó fuera de los tres últimos intentos y terminó noveno.

El canario Mario Pestano ya está entre los grandes. En una prueba, la de disco, en la que estaban casi todos los mejores del mundo, terminó cuarto y con opciones hasta el final de ganar incluso la medalla de plata. Como en la calificación, el primero fue su mejor tiro (64,69). Luego se le resbalaba el disco y perdía pie en el círculo encharcado. Para llevar sólo cinco meses con la nueva técnica de lanzamiento un cuarto puesto es un gran éxito para el atleta tinerfeño. Ahora no bloquea la cadera para que el disco salga disparado, sino que continúa el giro para aprovechar el movimiento rotatorio.

Natalia Rodríguez, Nuria Fernández e Iris Fuentes-Pila, las tres españolas presentes en la final de 1.500, fueron víctimas del ritmo infernal impuesto desde la salida por la turca Sureyya Ayhan, sorprendente vencedora en el mano a mano con Gabriela Szabo.

A 800 metros del final Natalia Rodríguez aún tenía esperanzas de enlazar con el quinteto delantero que marchaba en fila india, pero la turca no cedió. La tarraconense terminó sexta, Nuria octava y la discípula de Abascal undécima.

El danés de origen keniano Wilson Kipketer, plusmarquista mundial de 800 metros, se colgó su primera medalla europea y, de paso, saldó la vieja cuenta pendiente que tenía con el alemán Nils Schumann, que le había batido en los Europeos de Budapest' 98 y en los Juegos Olímpicos de Sydney.

Kipketer, recuperado de sus lesiones y enfermedades, derrotó en una sola carrera al campeón olímpico (Schumann) y al campeón mundial, el suizo Andre Bucher, que hubo de conformarse con la plata. La prueba discurría lenta al paso por el 400 (54.89) pero el danés la endureció en la segunda vuelta hasta ganar.

La turca Sureyya Ayhan protagonizó en la final de 1.500 la ma-yor sorpresa de los campeonatos al batir en el esprint a la rumana Gabriela Szabo después de haber hecho toda la carrera en cabeza y con una marca excepcional: 3:58.79, récord nacional.

Ayhan, de 23 años, campeona mundial universitaria, partió como un cohete desde el pistoletazo y no dejó que nadie la adelantara, ni siquiera Szabo, una de las mejores rematadoras del mundo.

Finalizó el Europeo de Múnich y para España será inolvidable. 15 medallas y con presencia en casi todas las finales son argumentos para soñar con un futuro de éxitos.

alberto garcía

"Ahora, a por el título mundial"

El madrileño Alberto García, nuevo campeón de Europa de 5.000 metros, situó su próximo objetivo en los Mundia-les de París 2003, en los que es-pera estar "en la quiniela de las medallas". "Estando en la forma que estoy, tal vez no sea campeón del mundo, porque siempre hay un superclase, pero puedo estar en la lucha por las medallas. Estoy mejor que nunca y el viernes en Zúrich intentaré batir mi récord de España. Si hice el año pasado 13:02, este año puedo bajar de 13 minutos. Me vi ganador cuando empezó a tirar el francés Ismail Sghyr, afirmó.

julio rey

"Venía para ser campeón aquí"

El toledano Julio Rey, bronce en el maratón, declaró que vino a Múnich "a ser campeón de Europa", pero se contenta con el tercer puesto porque al menos no se va "con las manos en los bolsillos". Rey explicó que sólo en el kilómetro 30 se enteró de que habían dos escapados. "Yo iba concentrado y no oía nada. Me enteré cuando Kamel (Ziani) dijo: vamos a correr, que faltan 10 kilómetros y van dos escapados. Ahí es cuando he roto la carrera". Ninguno de los españoles iba fuerte, según las palabras de Rey: "Cuando Kamel dijo eso, le contestó Javi (Cortés): pues ponte a tirar tú. Debíamos ir todos muy justos. Nadie se atrevía a tirar, pero estoy feliz por la medalla de bronce"

yago lamela

"Me quedo con sabor agridulce"

El asturiano Yago Lamela abandonó el estadio Olímpico de Múnich "con sabor agridulce, no contento del todo", pese a haber ganado la medalla de bronce en longitud. "Sin lluvia todo hubiera sido muy diferente. Estuve resbalando sobre la tabla continuamente. En el quinto probé a batir lejos de ella y jugármela, pero me quedé a 30 centímetros. La tabla estaba empapada y me iba casi de cabeza", explicó. El abanderado español afirmó que "cuando se sale a ganar y se queda tercero, fastidia un poco, y si tienes muy cerca las otras medallas, fastidia aún mucho más".