Vivir
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El PP quiere que los jueces, y no el Parlamento, elijan al Consejo General del Poder Judicial leer

Las Islas Occidentales acumulan 574 casos de infracción medioambiental

La contaminación marina y terrestre en La Gomera, la sostenibilidad del frágil equilibrio ecológico en El Hierro, la regeneración artificial de las playas palmeras y la proliferación de puertos deportivos, en Tenerife, son algunas de las agresiones que amenazan al litoral canario.

12/ago/02 3:50 AM
Edición impresa

Regeneración de playas

Un capítulo importante del informe se refiere a la "ineficaz" regeneración de las playas con aporte de arena de los fondos marinos, situación ejemplificada por la playa de Las mujeres, en La Palma, "destruida como consecuencia de la ampliación del puerto de San Juan de la Cruz", y la playa de San Sebastián de La Gomera, "afectada por la ampliación del puerto". "La contaminación es uno de los mayores problemas de La Gomera, existe en esta Isla siete vertederos incontrolados. El más llamativo sea quizá el de Puntallana, que recibe el vertido de escombros y basuras que cubren el alcantarillado y quedan depositados en la costa, cayendo parte al mar", explica el informe. También se llama la atención sobre diversos puntos de las Islas amenazados por el desarrollo turístico, como la regeneración de litoral de Callao Salvaje, "que cuenta con una concesión de dominio público marítimo - terrestre caducada", de la playa de Bajamar, en La Palma, y de la de Las Arenitas y Abama, al Sur de Tenerife. "Los oscuros intereses económicos ligados a la alteración de la costa son tan poderosos y de tal arraigo que impiden ver a la mayoría de los ciudadanos que el cuidado y la protección del litoral produce tantos o más puestos de trabajo y beneficios económicos como su destrucción", concluye el informe de Greenpeace que reclama de la Administración un proyecto claro de protección y conservación del litoral.

CORRESPONSAL, Madrid

La provincia de Santa Cruz de Tenerife acumuló 574 casos constitutivos de infracción tipificados por la Agencia de Protección del Medio Urbano y Natural y 44 expedientes disciplinarios en el primer cuatrimestre de 2002. Según el informe presentado recientemente por la asociación ecologista Greenpeace en Madrid, Tenerife es la isla que cuenta con mayor número de infracciones ambientales, cerca de 400, seguida de La Palma con 179 y La Gomera, donde la Agencia ha abierto algo más de cuarenta expedientes disciplinarios.

Mientras que en El Hierro se han derribado cuatro construcciones ilegales en la costa a lo largo de este año, la mayor parte de casos se debe a actividades constructivas y edificaciones ilegales, una cifra que alcanza las 260 infracciones en Tenerife, 123 en La Palma y una treintena en La Gomera.

El informe "Destrucción a toda costa 2002" que efectúa un diagnóstico del estado de las costas españolas denuncia, en Tenerife, la elección de un espacio protegido como Lugar de Importancia Comunitaria para la construcción del nuevo puerto deportivo de San Andrés, la construcción del puerto comercial de Guía de Isora, en Fonsalía, y del puerto de Granadilla.

"El impacto sobre las corrientes marinas y la deposición de la arena en las playas de esta zona será enorme y supondrá la destrucción de la franja costera. El Gobierno de Canarias ha eliminado una zona protegida para permitir la construcción del puerto de Granadilla", argumenta Greenpeace.

A juicio de los ecologistas, "la situación de la costa sur de la Isla deja un paisaje desolador de construcciones en todos los rincones, a las que nadie pone freno. Se construye en cualquier parte, hasta en los barrancos, con la esperanza de que un temporal no arrastre todo hasta el mar".

Agua, bien escaso

El informe critica la gestión del agua en las Islas que, en líneas generales, carece de "sistemas de depuración eficaces", la contaminación provocada por los fitosanitarios empleados para la conservación de los campos de golf y la construcción de emisarios submarinos en El Pris de Tacoronte, Costa Adeje y Radazul. "La gestión de un recurso tan valioso como el agua no es cuidada en Tenerife, que posee el mayor número de campos de golf del Archipiélago", añade.

En La Palma, Greenpeace denuncia la ampliación del puerto de San Juan de la Cruz que "alterará las corrientes marinas y la llegada de arena a las playas adyacentes. La playa de Las Mujeres, muy castigada por la contaminación al recibir los vertidos de un emisario submarino, es la víctima más visible de este proyecto".

Más alteraciones

Una de las siete actuaciones calificadas de punto negro en el litoral del Archipiélago es la ampliación "desmesurada en dimensiones" del puerto comercial de La Estaca, en El Hierro, "la alteración de la costa, el aumento de la contaminación y la modificación de las corrientes que impedirán la llegada de arena a las playas son aspectos que deben ser tenidos en cuenta y valorados correctamente antes de acometer la ampliación".

Además, los ecologistas consideran que la creación de 2.250 nuevas camas en la Isla podría amenazar el equilibrio entre el desarrollo sostenible de los recursos turísticos y los valores ambientales.

En este sentido, se oponen a la instalación del radar militar de Malpaso en la Isla del Meridiano y al paso de buques cargados con material radioactivo por aguas de una isla reserva de la Biosfera.