Vivir

La Guardia Civil detectó 296 infracciones en campamentos de turismo y acampadas libres


EL DÍA, S/C de Tenerife
14/ago/02 3:57 AM
Edición impresa

El Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil ha detectado durante el presente año cerca de 4 mil infracciones relativas a las actividades en acampadas y campamentos de turismo, 296 de las cuales se produjeron en la Comunidad Autónoma de Canarias, informaron ayer fuentes del Instituto Armado.

En la provincia de Santa Cruz de Tenerife se han detectado hasta 113 de estas infracciones, situándose entre las acciones más comunes que fueron objeto de una sanción de la Guardia Civil la acampada en lugares no autorizados, encender fuegos en sitios prohibidos, usar detergentes en ríos o arroyos y circular con vehículos fuera de los caminos y vías establecidas al efecto.

Con el objetivo de minimizar el impacto que sobre el mundo natural se pudiera producir con esta actividad, la Guardia Civil recordó que existen determinadas prohibiciones u obligaciones, tanto para las instalaciones de los campamentos como para los campistas, los cuales, por ejemplo, no podrán establecerse en terrenos situados en ramblas, lechos secos de ríos y en los susceptibles de inundación, así como a menos de 500 metros de monumentos o conjuntos histórico - artísticos legalmente declarados. Tampoco se puede acampar en las proximidades de industrias molestas, insalubres, nocivas o peligrosas, y, en general, en aquellos lugares que, por exigencia del interés público, estén afectados por prohibiciones o limitaciones y por servidumbres públicas establecidas expresamente por disposición legal o reglamentaria.

Zonas recreativas

En las acampadas se prohibe encender fuego salvo en zonas recreativas y lugares en que se autorice expresamente, arrojar colillas de cigarros encendidos o cualquier objeto de combustión, o dejar sobre el terreno papeles, plásticos, vidrios, resto de comida o cualquier otras clase de residuos o basuras fuera de los contenedores o recipientes destinados para ello.

No se puede, tampoco, realizar actividades que puedan modificar la modificación del estado del suelo, el agua, la flora o la fauna.