Actualidad

El Archipiélago Canario se RINDIÓ ante su PATRONA

La festividad de la Virgen de Candelaria congregó a miles y miles de peregrinos, llegados de todos los rincones, en una jornada colmada de tradición donde el fervor, las peticiones de salud y paz, los actos religiosos y el cansancio fueron lo más destacado.

EL DÍA, S/C de Tenerife
16/ago/02 4:00 AM
Edición impresa

Miles de peregrinos llegaron a la Villa Mariana para rendirse ante los pies de la Patrona General del Archipiélago Canario en un acto que ha conseguido recuperar la tradición de antaño. Los antiguos caminos por el monte, donde se hacía la noche y los grupos de familias y amigos de reunían entorno a la música de guitarras, chácaras y bailes cuya letra tenía como motivo rendir culto a la Virgen de las Candelas, a la Morenita, a la que extiende su manto desde la cumbre hasta la arena, se vio iluminado por los primeros rayos de sol con que ayer amanecía Candelaria.

La Villa lucía la misma decoración que en la década de los 50, donde los detalles multicolor adornaban la plaza de la Basílica acotada por arcos y banderines. Es de destacar el hecho de que se haya recuperado la costumbre de acercarse a Candelaria utilizando la carretera vieja y que los peregrinos hicieran su entrada durante las horas de la noche del día 14 al día 15.

Operativo sin precedentes

La mayor fluidez de peregrinos se llevó a cabo a últimas horas de la noche y se contó con la colaboración de un operativo de medio millar de personas que velaban por la seguridad y el orden en el discurrir de los caminantes.

El despliegue organizado para esta edición de la festividad de la Virgen de Candelaria ha sido calificado como "espectacular", ya que se ha contado con efectivos de Santa Cruz, La Laguna, Arona, El Rosario y Güímar, entre otros, así como miembros de la Guardia Civil, que han estado pendientes de que el tráfico fuera fluido.

Algunas de las quejas se referían a que las paradas de las guaguas dispuestas para la llegada de los peregrinos que no realizaron el camino a pie estaban muy alejadas, al estar el casco de la Villa habilitado como zona peatonal.

Otro aspecto que llamó poderosamente la atención fue el refuerzo en las tareas de limpieza tras la celebración de cada uno de los actos, o que Chago Melián saliera a uno de los balcones de la Basílica para entonar el "Ave María". Una Basílica que permaneció con sus puertas abiertas durante la noche del 14 al 15 y donde se oficiaron celebraciones eucarísticas para los grupos de caminantes que iban llegando a la Villa de forma escalonada. El camino es duro, pero la fe mueve montañas. Las agujetas se olvidaron cuando se entraba en el templo porque María de las Candelas se lo merece.