Dinero y Trabajo
LO ÚLTIMO:
El hombre que echó ácido a su exnovia viajó de Italia a Tenerife solo para agredirla leer

Los pescadores tinerfeños no darán "marcha atrás" hasta que se prohíba el arte de cerco


EL DÍA, S/C de Tenerife
16/ago/02 4:01 AM
Edición impresa

"El único objetivo del bloqueo que hemos decidido hacer al cerquero de Yaizatún es dejar claro que no estamos dispuestos a aceptar el uso de este arte en aguas de Canarias". Así lo aseguró ayer a EL DÍA el presidente de la Asociación de Armadores de Tenerife, Pedro Jiménez, momentos antes de desplazarse a Lanzarote por vía aérea junto al titular de la Federación de Cofradías de la provincia tinerfeña, Vicente Rivero.

Jiménez explicó que la decisión de salir hacia esa Isla obedece a que cuatro de las embarcaciones que pretendían acercarse ayer al "Playa de Pedreña" tuvieron que desistir y poner rumbo a Puerto del Carmen "ante la presencia de varias patrulleras de la Guardia Civil". Añadió que en aguas de Lanzarote se encuentran otros cinco pesqueros y aseguró que "no daremos marcha atrás" hasta lograr que las autoridades en materia de pesca nacionales y autonómicas "recapaciten" y admitan el "error" de autorizar el uso del arte de cerco en las Islas sin antes, "como mínimo" hacer un estudio previo de su impacto.

Entre tanto, el cerquero "Playa de Pedreña", de la empresa Yaizatún, continuó ayer, por segundo día consecutivo, faenando "con absoluta normalidad" a unas doce millas de la costa de Lanzarote, según confirmó ayer a EL DÍA su armador, Andrés Cedrés, que reiteró que la firma cuenta con todas las licencias necesarias para capturar atunes con la finalidad de introducirlos en jaulas de engorde.

Cedrés, que reconoció que Yaizatún ha pedido protección de las fuerzas de seguridad del Estado ante una posible "agresión" por parte de pescadores artesanales de distintas cofradías tinerfeñas y de la de Mogán, dijo que tiene constancia de que cuatro pesqueros de cierto porte, con matrícula de Gran Canaria, atracaron ayer en Puerto del Carmen con la finalidad de "empezar a pescar en nuestras manchas a partir de las cuatro de la mañana" de hoy, viernes. Esta supuesta decisión, respaldada por los pescadores artesanales de la mayoría de cofradías tinerfeñas y de la de Mogán, fue calificada por Cedrés de "injusta". El armador del "Playa Pedreña" aseguró que las manchas de atunes que ahora "quieren disputarnos" en aguas de Lanzarote han sido traídas a "remolque" por sus hombres desde Madeira. Una operación costosa en términos económicos y en la que Yaizatún lleva trabajando cinco meses, siempre según Cedrés, que opinó que los promotores de la protesta contra el uso del arte de cerco "faltan a la verdad interesadamente". Aseguró que Yaizatún "es una empresa conejera que siempre ha pescado con técnicas tradicionales y que lo único que pretende es explorar las posibilidades del engorde de atún".