Santa Cruz de Tenerife

Un recuento extraoficial otorga a la Capital 1.780 inmigrantes irregulares

De ellos, el 98% son blancos, procedentes de países sudamericanos, y sólo un 2% negros. Además, el 95% están trabajando en la economía sumergida, sobre todo en el sector servicios.

DORY MERINO, S/C de Tenerife
17/ago/02 4:07 AM
Edición impresa

En el municipio de Santa Cruz residen más de 1.780 inmigrantes irregulares. Así, al menos, se recoge en el censo extraoficial elaborado por UGT, fruto de las visitas y entrevistas que han atendido en la Ciudad para asesorar y orientar a estas personas, tal y como ha confirmado a EL DÍA su secretario de Acción Social, Juan José Benavente.

De ellos, el 98 por ciento son de raza blanca y de origen sudamericano, sobre todo colombianos, argentinos y uruguayos, aunque también figuran algunos de países del Este de Europa, y sólo un 2 por ciento proceden de países africanos.

Juan José Benavente apuntó que el 95 por ciento se encuentran trabajando en la economía sumergida, la mayor parte en el ámbito del sector servicios y un pequeño grupo en la construcción, en distintas zonas de la Isla. Todos en actividades que ya no quieren hacer los nacionales, como son los derivados de la restauración.

Estos trabajos les proporcionan algunos pequeños ingresos, pero señaló que los empresarios los contratan por unos sueldos tan bajos que no les permite tener una vivienda en condiciones.

Problemas para adquirir casa

Precisamente, uno de los mayores problemas de estas personas se refiere a la posibilidad de adquirir una casa. En este sentido, José Juan Benavente matizó que debido a sus precarias condiciones económicas, una gran parte de estas personas se han afincado en "chabolas", en la salida de Santa Cruz hacia La Cuesta y también en zonas como el barranco de San Andrés. Casi todos viven hacinados y en unas malas condiciones.

El secretario de UGT - Canarias precisó que el número total de inmigrantes que residen en la Ciudad posiblemente supera los 1.780 que UGT ha constatado, porque intuye que detrás de cada uno de ellos puede haber varios miembros de la familia, lo que implica que la cantidad registrada se puede multiplicar por dos o por tres.