Actualidad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Sanidad dice que está todo controlado ante el desabastecimiento de 274 fármacos leer

Confirmada la tesis de la Policía

Concluyen trece días de intensa búsqueda para los agentes.

AGENCIAS, Londres
18/ago/02 4:07 AM
Edición impresa
AGENCIAS, Londres

Quedan atrás trece días infernales para las familias y muy difíciles para la Policía de la región de Cambridgshire, que organizó una de las mayores operaciones de búsqueda de personas jamás organizada en el Reino Unido, bajo el escrutino, a veces crítico, de la opinión pública.

El pasado lunes, se oyeron las primeras voces críticas contra el equipo de investigación, después de que un taxista local se quejase de que no había sido interrogado tras denunciar que, el mismo día de la desaparición, vio un coche conducido erráticamente y con dos niños dentro.

Alarma nacional

Tras la alarma nacional, la Policía desveló que , una hora después de que el taxista viese aquel incidente, las niñas habían sido aún vistas en Soham, precisamente por los dos detenidos de ayer. La Policía recordó que recibía más de mil llamadas telefónicas diarias.

El miércoles, un hombre que practicaba el "jogging" en una zona próxima, alertó a la Policía sobre una zona de tierra removida.

De momento, a los dos detenidos no se les ha imputado ningún cargo, y la Policía puede retenerlos hasta 72 horas sin acusarlos formalmente.

Por otra parte, la casa del padre de Huntley, Kevin Huntley, en Littleport, también está siendo registrada por los agentes. Mientras la Policía continúa su examen de los restos, los habitantes de la localidad de Soham empiezan su duelo, y asumen, consternados, que ya nada volverá a ser lo mismo.