Cultura y Espectáculos

"El arte es una ventana que se abre a la libertad absoluta"

El artista tinerfeño, ex alcalde de La Laguna, considera necesario dedicar más espacios e instalaciones a la creación contemporánea.

DAVID FUENTEFRÍA, S/C de Tenerife
18/ago/02 19:57 PM
Edición impresa

Lleva entre óleos y pinceles más de medio siglo, desde que su corazón escuchase la llamada de la pintura en 1948, y afirma que piensa seguir infundiendo vida a los lienzos hasta que asome la Parca. En todo este tiempo viajó, impartió clases, flirteó con las oposiciones y sostuvo el disputado cetro de la Alcaldía de La Laguna, donde ejerció durante dos mandatos, aunque ni siquiera esta labor queda apeada de lo que siempre ha entendido como meras "necesidades colaterales" a la que ha sido su verdadera vocación, para la cual siempre robó tiempo al tiempo. A sus 75 años, a Pedro González aún no le tiembla el pulso.

- Ni antes ni ahora es la pintura oficio que dé de comer.

- No; sí puede dar de comer. Lo que sucede es que adquirí una responsabilidad familiar y no estaba dispuesto a vivir con mi familia como bohemios debajo de un puente, con lo que tuve que trabajar - como todo el mundo - para vivir. Pude dedicarme sólo a la pintura, pasando por esas contingencias que entraña el arte, donde muchas veces no eres reconocido ni tienes aceptación ni vendes con frecuencia, pero esto era muy aventurado y no quise hacerlo. Aunque si lo hubiera hecho, probablemente, habría pintado más.

- ¿De qué fuentes bebió en sus inicios?

- En mis inicios y ahora sigo asumiendo las influencias que me interesan. Hablo de pintores básicos como Velázquez - para mí de los mejores del mundo - y de la pintura barroca, entendida como categoría estética, la cual apunta a un concepto de la realidad cósmico, móvil y dinámico. También me interesa el mundo decadente.

- ¿Cómo influyen los estados de ánimo en la obra de un artista?

- Los estados de ánimo son muy cortos comparados con la obra. Ocurre a veces que salen las cosas bien porque estás predispuesto, y otras no sale en absoluto y es necesario reformarlas. Por lo general, en estas últimas parece que hubiera algo en tu interior que no funcione en el mundo plástico. En general se plantean ideas de tipo formal, y eso se plasma en que los cuadros sean más o menos densos o llenos de color pero, al final, lo que persigue el pintor es su lenguaje auténtico, que puede tener interés o no pero que, una vez conseguido, le permite ensayar con otros muchos temas.

- ¿Se ha peleado con alguna obra suya hasta el punto de abandonarla?

- Muchísimo. He roto algunas, otras no salen, trato de reformarlas y después quedan peor, las arrincono, les doy la espalda. En ocasiones vuelvo a retomar alguna pero, por lo general, el cuadro no sale.

- ¿Qué idea cree que tendría un profano, al examinar por vez primera la obra de Pedro González, acerca de la personalidad del autor?

- Pues no lo sé. Lo que sí espero es que la obra de estos cincuenta años, vista en conjunto, traslade un fondo común. Es decir, que no se vea como muy heterogénea. Sí puede serlo en los temas, pero creo que el lenguaje plástico siempre es el mismo, lo que se traduciría en que siempre he sido auténtico, en que he pintado lo que he querido.

- ¿Cómo valora la "sensibilidad" de la administración en materia de política cultural?

- Es un asunto difícil. Lo que esperamos los artistas es que "la oficialidad" atienda al hecho cultural. Que no lo dirija, sino que atienda al arte existente y apoye toda nueva expresión artística que surja.

- Pero ¿se presta o no la suficiente atención?

- Nosotros siempre estamos "llorando" en ese sentido. No se atiende lo suficiente; siempre se puede atender más, aunque también es cierto que se atiende más que antes. Necesitamos más lugares para exponer, más apoyos a la pintura, la escultura y la literatura.

- Más museos.

- Más espacios para poder expresarnos. Instalaciones para el arte moderno, que requiere subvenciones y becas que permitan a los artistas contrastar sus ideas con las que llegan de otros lugares, y poder estar al tanto de los últimos acontecimientos pictóricos. Actualmente ha surgido