Santa Cruz de Tenerife

Los parques son para vivirlos

La Capital tinerfeña cuenta con 1,1 millón de metros
cuadrados de zonas verdes urbanas para disfrute
ciudadano; mientras se incrementa la cifra, los
vecinos echan de menos el uso eminentemente
recreativo y familiar de antaño y la seguridad.


18/ago/02 4:10 AM
Edición impresa

La superficie verde en zonas urbanas del municipio de Santa Cruz asciende en la actualidad a 1,1 millón de metros metros cuadrados, una cantidad superior en un 45 por ciento, según dice el Ayuntamiento, a la existente sólo hace cinco años. De esa cantidad, 200 mil metros cuadrados los conserva directamente el Ayuntamiento (sin recurrir a empresas externas); son los correspondientes al Parque García Sanabria, Parque de La Granja, plaza de Weyler y Vivero Municipal. El resto está a cargo de dos empresas contratadas a tal efecto por la Corporación.

Pero al margen de las cifras, que siempre resultan frías, este periódico quiso acercarse esta semana a los parques de Santa Cruz desde el punto de vista de la relación que se establece entre esas zonas y el vecino santacrucero, teniendo en cuenta además la existencia en la Capital de un enclave único para el recreo de la ciudadanía y que es propiedad del Ejército: el cuartel de Almeyda.

Este recinto, junto al parque García Sanabria y la plaza del Príncipe, son las principales referencias "verdes" de El Toscal. La presidenta de la Asociación de Vecinos Luz y Vida, Rosa Ramallo, destacó que actualmente se ha perdido esa relación tan estrecha que había entre los vecinos y el García Sanabria, que era como una extensión, pero recreativa, de la propia casa. La presidenta vecinal anheló mayor vigilancia en los parques, porque, según comentó, se han hecho muy inseguros "y ya los niños tienen que limitarse a la zona de los columpios y no pueden campar por sus anchas".

En opinión de Ramallo, al parque más importante de la Ciudad no le haría falta ni un gran ni un impactante plan para rehabilitarlo, sino simplemente un cuidado adecuado. Eso, desde el punto de vista estético o botánico, porque culturalmente el papel de los parques como lugar auténticamente recreativos y de encuentro familiar o vecinal ha caído en desgracia. La presidenta de Luz y Vida recordó que, tradicionalmente, las zonas de recreo de los vecinos de El Toscal y de muchos santacruceros eran, precisamente, el parque y el balneario.

Historia viva

Los toscaleros también tienen cerca el cuartel de Almeyda, una instalación militar con gran historia en sus muros y con unos parques que están abiertos para el disfrute público. Emilio Abad Ripoll, general jefe del Centro de Historia y Cultura Militar, explicó que el cuartel, desgraciadamente, es más visitado por extranjeros que por santacruceros o tinerfeños.

Abad Ripoll añadió que las instalaciones, ahora en verano, están abiertas de 10:00 a 14:00 horas e indicó que únicamente se deben aportar al soldado de la entrada el número de DNI, como un pequeño trámite de control.

Sobre Almeyda, la presidenta vecinal aseguró que prefiere que se quede como está, bajo supervisión de los militares, porque eso garantizaría su correcto mantenimiento y la seguridad en el mismo. "No queremos que se convierta en otro García Sanabria, tal y como está en la actualidad".

Extrarradio

Por su lado, Andrés González Fresco, vecino de Tío Pino y presidente de la Federación Insular de Asociaciones de Tenerife (FAIT) y presidente de la Asociación de Marinos Mercantes de Canarias, indicó que la Capital tiene suficientes parques en el centro, pero no en los barrios periféricos.

González Fresco exigió al Ayuntamiento que se hagan zonas verdes en lugares de nueva construcción, como Cabo Llanos, "porque ya se ve que va a haber cuatro jardineras y nada más, en una zona de clara expansión urbanística". En esa área está el parque marítimo y el palmetum, pero son espacio de acceso restringido al pago, con que, en su opinión, se debería complementar con las zonas verdes públicas.

El representante municipal también sugiere la posibilidad de que el Depósito Municipal, situado asimismo en la misma zona, se convierta en parque. No obstante, esta petición está descartada de antemano porque el Plan General prevé para este solar la construcción de un edificio administrativo por parte del Gobierno de Canarias.

Equipamientos

El dirigente vecinal propuso la construcción de otro tipo de equipamientos, como la de una piscina en Ofra, en una parcela anexa a la futura comisaría de la Policía Local. Esta última petición se ha tramitado ya ante el Parlamento de Canarias.

González Fresco también se interesó por el proyecto que tienen el Ayuntamiento y el Cabildo para la construcción de la futura piscina municipal en las inmediaciones de la casa de Sixto Machado, dado que el lugar reúne las condiciones propicias para la habilitación de una importante zona verde municipal.

En cuanto al cuartel de Almeyda, Fresco se mostró partidario de que los terrenos pasen al Ayuntamiento de Santa Cruz y se abran totalmente al público, como un buen mirador al mar.

Sobre este particular, el general jefe Abad Ripoll había indicado que "por lo que yo sé, no hay abierta ninguna negociación con el Ayuntamiento para una posible cesión, permuta o traspaso de la propiedad". Es más, el cuartel afronta unos ambiciosos planes de reordenación que lo pueden convertir en un enclave cultural y recreativo de primer orden a nivel insular y regional.