Venezuela

El presidente Hugo Chávez desacredita la decisión del Tribunal Superior de Justicia

El mandatario señaló que el respeto a la democracia exigía acatar la sentencia como "se traga uno un pez con espinas". Añadió que la decisión del TSJ le hace mucho daño al país, porque aquí "todos vivimos que hubo un golpe de Estado contra el pueblo y su Constitución".

EFE, Caracas
18/ago/02 4:10 AM
Edición impresa

El presidente venezolano, Hugo Chávez, desacreditó al Tribunal Supremo de Justicia y calificó de "absurda" su reciente decisión de exculpar a cuatro altos oficiales que participaron en el golpe de Estado del 11 de abril.

Chávez había mantenido silencio desde que el Tribunal anunció su veredicto el pasado miércoles, aunque miembros de su Gobierno ya habían expresado su disconformidad, aunque también su intención de acatarlo.

"Todos los gobiernos del mundo y el pueblo reconocen que aquí hubo un golpe de Estado, salvo los 11 venezolanos que anteayer decidieron que no hubo golpe. Allá ellos", manifestó el Presidente en referencia a los jueces que dictaron la sentencia exculpatoria.

El ataque de Chávez al Tribunal Supremo se produjo en la ciudad de Cumaná, 402 kilómetros al este de Caracas, en un acto de masas convocado para celebrar el segundo aniversario de su segundo gobierno, que se cumple el próximo lunes, 19 de agosto.

Chávez encuadró la postura del Supremo dentro de la misma conspiración que, derrotada en abril, persiste en sacarlo del poder por cualquier medio.

"La decisión del Tribunal no fue tomada por arte de magia, sino que forma parte de un plan estratégico de los enemigos de la Revolución para quebrarla. Pero no podrán pasar por encima de la dignidad de un pueblo", declaró ante miles de simpatizantes.

El Presidente alabó la decisión de la Asamblea Nacional de crear una comisión para investigar el poder judicial en Venezuela y para revisar los expedientes de los magistrados del Supremo, para ver si cumplen con los requisitos que la ley les impone.

Chávez pidió que se hagan copias de la sentencia del Tribunal y se repartan para que la gente vea "el lado oscuro" de la democracia.

En su opinión, la experiencia debe ser aleccionadora e impulsar el fortalecimiento de las organizaciones populares de base en las que la revolución tiene su principal asiento.