La Laguna

Cáritas Arciprestal atiende a casi 120 personas al mes en su sede lagunera

El perfil del usuario que acude a pedir ayuda a esta entidad es una mujer, de entre 40 y 50 años de edad, con problemas familiares. Las entregas de comida, medicinas y ropa, así como muebles, copan las necesidades más urgentes.

EL DÍA, La Laguna
19/ago/02 14:13 PM
Edición impresa

Cáritas Arciprestal de La Laguna asiste mensualmente a entre 110 y 120 personas que acuden a su sede en busca de ayuda de lo más variopinta.

El perfil de la persona que visita las dependencias de Cáritas en la Ciudad de los Adelantados es el de una mujer, entre 40 y 50 años, que presenta problemas de desajustes familiares. También los hay que están en paro, e incluso hay otros usuarios cuyos problemas se derivan de la adicción a las drogas.

"Mensualmente vienen personas a recoger bolsas con comida, que según sus necesidades acuden una o dos veces por mes y familia", explica la directora de Cáritas Arciprestal de La Laguna, Carmen Soriano Benítez de Lugo, en declaraciones a EL DÍA. "También solemos pagar la diferencia entre el coste de las recetas médicas a las personas que no pueden disponer de fondos para conseguir las medicinas", añade.

Las graduaciones y las monturas de las gafas son otras de las ayudas que suelen prestar, así como abonar los recibos de agua y luz.

Ropa y comida

La ropa y la comida son lo más demandado: "desde canastillas y cochecitos de bebé, todo tipo de vestuario y hasta muebles".

"Por esta fechas algunas madres han venido pidiendo si les podíamos conseguir los libros y uniformes para sus hijos, y también entregamos bonos de guagua", cita centrándose en la demanda actual. Porque la máxima que sigue Cáritas es que "nunca damos dinero, sino que entregamos unos bonos".

Casos curiosos

Las ayudas esporádicas se salen de esta tónica y resultan hasta curiosas, relata Carmen Soriano, al tiempo que recuerda el caso de "una persona que acudió a nosotros pidiendo ayuda para conseguir un billete de avión para La Coruña para un joven que había salido del hospital y quería volver a su tierra".

Otro caso singular, comenta, es el de un estudiante de Guinea que se ha graduado y quería volver a su país, aunque este coste es muy alto.

Una docena de personas

Carmen Soriano afirma que "continuamente estamos ayudando a gente que lo necesita". Para ello, cuentan con un gran equipo de personas, destaca, en torno a una docena, repartidas en distintas áreas.

"Por otra parte, contamos con los donativos y las subvenciones". En concreto, todas las parroquias de La Laguna destinan los recursos recaudados el primer domingo de cada mes a Cáritas. Esta partida se incrementa con rifas y comidas que se suelen celebrar a lo largo de todo el año.