Sucesos

Un joven falleció en La Palma tras caer al barranco del Agua el vehículo que conducía

El accidente tuvo lugar a primera hora de ayer a la altura del pueblo de Los Sauces, en dirección hacia Santa Cruz de La Palma. Debido a lo escarpado del terreno, los bomberos solicitaron la intervención de un helicóptero del Gie que trasladó el cuerpo hasta el campo de fútbol.

EL DÍA, S/C de Tenerife
19/ago/02 9:44 AM
Edición impresa

Un joven de 22 años de edad, que responde a Luis A.R.B,, falleció ayer en La Palma al salirse de la carretera general LP-1 el vehículo que conducía y como consecuencia de la desgraciada maniobra precipitarse al fondo del barranco del Agua.

El suceso tuvo lugar en la salida del pueblo de Los Sauces, en el término municipal de San Andrés y Sauces, y en dirección hacia Santa Cruz de La Palma.

Sobre las 08:49 horas de la mañana de ayer, domingo, se recibió al alerta en el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (CECOES) 112, informando de que un vehículo se había precipitado al fondo del barranco.

El CECOES procedió a activar los servicios, alertando, en primera instancia, a la unidad de bomberos de La Palma, que se personó en el lugar.

Lo cierto es que dado lo escarpado del terreno, los bomberos solicitaron la colaboración de un helicóptero del Grupo de Intervención de Emergencias (GIE), el cual se trasladó hasta el lugar del accidente y realizó el rescate del herido, que se encontraba en el fondo del citado barranco, trasladándolo a su vez hasta el campo de fútbol de Los Sauces.

En el recinto deportivo aguardaba, a su vez, un helicóptero medicalizado del Servicio de Urgencias Canarios (SUC), cuyo personal intentó estabilizar al afectado, mientras procedía a su derivación hacia un centro sanitario, pero que desgraciadamente nada pudo hacer por mantener sus constantes vitales, falleciendo a causa de la gravedad de sus heridas.

El operativo

En el operativo desplegado también intervinieron agentes de la Guardia Civil que, además de asegurar la zona de intervención donde actuaron las unidades anteriores, colaboraron para que las aeronaves desplazadas al lugar pudieran aterrizar sin problemas en el campo de fútbol.

Los miembros del Instituto Armado también procedieron a instruir las diligencias oportunas del atestado.