Actualidad

Se inicia la ilegalizacion de Batasuna

El Pleno del Congreso se reunirá en sesión extraordinaria el lunes 26 de agosto, después de que la Diputación Permanente aceptara ayer la propuesta de Partido Popular y Partido Socialista Obrero Español para que el Parlamento inste al Gobierno a tramitar la ilegalización de Batasuna siguiendo el mecanismo previsto en la Ley de Partidos Políticos.

CORRESPONSAL, Madrid
20/ago/02 4:13 AM
Edición impresa

La Diputación Permanente del Congreso de los Diputados aprobó ayer por 41 votos a favor de Partido Popular (PP), Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y Coalición Canaria (CC), dos en contra del Partido Nacionalista Vasco (PNV) y siete abstenciones correspondientes a los diputados de Convergència i Unió (CiU), Izquierda Unida (IU) y Grupo Mixto la convocatoria de un pleno extraordinario el próximo 26 de agosto respalde la ilegalización de Batasuna.

Es de destacar que los diputados del PP, PSOE y CC cuentan con los correspondientes escoltas ante las amenazas de ETA a quienes apoyen la ilegalización de Batasuna. No se descarta que los miembros del Gobierno canario tengan también vigilancia.

Durante la toma postura de los grupos políticos previa a la votación, que no contó con la presencia de ningún miembro del Ejecutivo, el portavoz de CC, Luis Mardones, señaló que su grupo da "el beneficio de la duda a la democracia representada por este Parlamento", en referencia a ilegalización promovida por los dos grupos mayoritarios de la Cámara.

Abogó por definir la Ley de Partidos como una "conciencia de demócratas", en contra de "pervertir la democracia". En suma, para Mardones el debate parlamentario que respalde la ilegalización de Batasuna supone "tomar la defensa del gusto por la libertad".

"Una organización como ETA se atribuye el papel de jurisdicción especial y aplica la pena de muerte de una manera indiscriminada", señaló en referencia a las dos características del régimen anterior superadas por la Constitución.

Por su parte, el portavoz del PNV, Joxé Joan González de Txabarri lamentó la "sordera estructural" del PP para el que "la ilegalización de Batasuna supone el reconocimiento de que el pueblo vasco no existe". A su juicio, la decisión corresponde a la "infernal maquinaria electoral" de PP y PSOE que "rezuma falta de iniciativa política e incapacidad de resolución de conflictos".

Juan Fernando López Aguilar dijo por su parte que para el PSOE constituye un "deber" promover la ilegalización desde el Parlamento, en cumplimiento de un compromiso con los ciudadanos y las libertades y habida cuenta de la actitud "moralmente inaceptable" y "no legal" de Batasuna tras la última ofensiva etarra.

Abstención de CiU

Convergencia i Unió (CiU), cuya Ejecutiva decidió en la mañana de ayer abstenerse en la votación del día 26, defendió que deben ser los jueces quienes se ocupen de la ilegalización; según el diputado Manuel Silva, el Parlamento no debe involucrarse y el Gobierno "huye de su responsabilidad" al no instar en solitario al Supremo a que adopte a esta medida, tal y como prevé la Ley de Partidos.

También se abstuvo a la hora de pedir el pleno, y lo hará en la votación de la sesión extraordinaria, Izquierda Unida, cuyo portavoz en el Congreso, Felipe Alcaraz, justificó este voto como muestra de que no defiende a Batasuna frente a una iniciativa "profundamente errónea" de PP y PSOE que abre un camino por el que "vamos mal" porque no será eficaz para acabar con el terrorismo.

Bermúdez de Castro, del PP, recordó que la Ley de Partidos fue aprobada por una "mayoría abrumadora" y subrayó que el problema no estriba en que los que apoyan a ETA pasen a la clandestinidad, sino que "miles de personas que viven atemorizadas" estén en esa situación.

El PP presentó la iniciativa de ilegalización como un instrumento "eficaz" contra el terrorismo previsto en la Ley de Partidos Políticos, con el cual la banda ETA "perderá financiación y su altavoz de propaganda, su único apoyo político".

El vicepresidente primero del Gobierno y ministro de la Presidencia, Mariano Rajoy, subrayó el deseo del Ejecutivo de mantener "una relación institucional normal" con CiU, pero advirtió de que los electores "tendrán que posicionarse" sobre la "grave equivocación" de los nacionalistas catalanes al abstenerse en la votación para la ilegalización de Batasuna.