Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El PP quiere que los jueces, y no el Parlamento, elijan al Consejo General del Poder Judicial leer

Piden a GRITOS una solución

Los damnificados critican el criterio de las ayudas repartidas por el Cabildo. Agradecen los vales de la campaña de EL DÍA y solicitan al Ayuntamiento el arreglo urgente de sus casas.

20/ago/02 4:15 AM
Edición impresa

La montaña de La Alegría

La presidenta de la AA.VV de La Alegría, Carmen Setgasy, sigue uno a uno los problemas de sus vecinos. Les preocupa la situación de la montaña, con la carretera de tierra totalmente destruida, que puede caer sobre las casas. Se preguntan por qué no se acondiciona el lugar en vez de tirarse la pelota unos a otros sobre quién es el dueño de la propiedad, explotada para favorecer las técnicas de comunicación.

EL DÍA, S/C de Tenerife

Una parte de los damnificados del pasado temporal todavía no han visto resueltos sus problemas y solicitan al Ayuntamiento que agilice la gestión del arreglo de sus viviendas.

Así lo han manifestado a EL DÍA vecinos de Los Lavaderos, de Valleseco, de San Andrés y de La Alegría. Uno de los casos más sangrantes es el del matrimonio formado por Mary P. y Domingo Negrín, de 47 años, que sufrió un infarto mientras salvaba a las personas que se habían quedado bloqueadas por la riada en el salón de las religiosas de La Asunción, cuando estaban celebrando el domingo de Resurrección, el 31 de marzo.

Como consecuencia del infarto no puede tomar la medicación que necesita para su artritis reumatoide. No puede trabajar y tampoco disfruta del paro. Lo peor es que duerme en un sofá, prestado por los vecinos, en su casa totalmente apuntalada y sin condiciones, desde hace cinco meses.

Su mujer lo define como "una víctima viva" y reclama atención prioritaria para su marido, así como el arreglo de su casa.

"Si el Ayuntamiento ya ha recibido el dinero de las otras administraciones, lo que tiene que hacer es emplearlo en acondicionar las viviendas que, como la mía, han sido incluidas en el nivel dos", explicó Mary. Agradeció la ayuda inmediata de la campaña de EL DÍA y los 1.800 euros del Cabildo. "Aún no he podido traer los muebles que compré con el vale porque no tengo dónde colocarlos", dijo.

Domingo Negrín, con dificultades para hablar, sólo pudo expresar su agradecimiento al bombero "que me cargó al hombro para llevarme hasta Hospitén en el momento del infarto, en medio de la tragedia". Su familia tardó días en comunicarle que habían perdido casi toda la casa.

Al ver a unas personas ajenas al barrio y con una libreta, los vecinos solicitan que tomen nota de las ventanas que están a punto de caerse o preguntan cómo rellenar los papeles que les piden en el Ayuntamiento. Tampoco se explican por qué el Cabildo, en su opinión, ha repartido tan arbitrariamente el dinero.