Actualidad

Canarias censa las torres de refrigeración para prevenir la aparición de legionelosis

Esta enfermedad se inscribe en las denominadas de declaración obligatoria, una condición que exige contar con "información actualizada" y un seguimiento exhaustivo. No obstante, desde la Consejería de Sanidad aseguran que es muy difícil encontrar brotes o casos en Canarias.

EL DÍA, S/C de Tenerife
22/ago/02 4:19 AM
Edición impresa

No existen brotes ni casos de legionella en las Islas. Así lo afirmaron a EL DÍA fuentes de la Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Canarias, quienes explicaron que la enfermedad se inscribe en las denominadas de declaración obligatoria, condición que exige contar con "información actualizada" y un seguimiento exhaustivo.

En las Islas es difícil su aparición, sostienen, dado que las instalaciones susceptibles de producir la bacteria funcionan todo el año. No obstante, el Plan de Salud la incluye entre las enfermedades de transmisión aérea "por su importancia sanitaria".

Este carácter atiende a factores como la producción de brotes asociados a problemas de saneamiento en los sistemas de aire acondicionado; a su importante tasa de mortalidad y a la frecuente notificación de casos de legionelosis del viajero que en regiones de alto desarrollo turístico, como Canarias, alcanzan proporciones suficientes para suscitar una acción sanitaria por su incidencia económica.

La Consejería de Sanidad, en colaboración con la Federación Canaria de Municipios (Fecam), articuló en diciembre de 2001 una campaña de prevención, por la cual los titulares de torres de refrigeración o condensadores evaporativos debían notificar su existencia al Ayuntamiento correspondiente antes del 29 de enero de 2002.

Un aluvión

Desde la Fecam aseguran que la campaña fue un éxito. Hubo un aluvión de inscripciones, por lo que la Consejería dispone de un censo completo cuyos datos manejan las diferentes Áreas de Salud, encargadas de las inspecciones, pero que no fue facilitado a este periódico.

La norma que establece los criterios higiénico - sanitarios para la prevención y control de la legionelosis está recogida en el Real Decreto de 27 de julio de 2001, que fija las instalaciones de riesgo y establece las medidas preventivas y de control a instaurar.

Las instalaciones de riesgo están obligadas a contar con un programa de mantenimiento para eliminar zonas sucias y evitar las condiciones que favorezcan la multiplicación de la legionella. Además, llevarán un control de calidad microbiológico y físico - químico del agua y dispondrán de un registro de operaciones de mantenimiento.

Pero también en las viviendas particulares es recomendable mantener limpios los aljibes y los depósitos, además de que los grifos no tengan filtros y estén limpios y libres de incrustaciones.

Es aconsejable instalar duchas de gota gruesa y, si se dispone de aire acondicionado colectivo, exigir a la empresa de mantenimiento que cumpla con una limpieza y desinfección periódica, un control analítico del agua y esté inscrita en el Registro de Establecimientos y Servicios Plaguicidas de Uso Ambiental y en la Industria Alimentaria.