Dinero y Trabajo

El Archipiélago, por debajo de la media en número de bares, cafeterías y restaurantes

Las Islas disponen de 14.725 negocios de restauración, cifra que equivale a uno por cada 120 habitantes, mientras que el promedio a escala estatal es de uno por cada 137.

AGENCIAS, Madrid
23/ago/02 4:23 AM
Edición impresa

Los habitantes de Baleares son los que disponen de más establecimientos de ese tipo, ya que tienen uno por cada 94 residentes, mientras que, en el otro extremo, los murcianos y madrileños cuentan con uno por cada 168 y 167 ciudadanos, respectivamente.

Así se deduce de los datos del Anuario Económico de España 2002, elaborado por el Servicio de Estudios de La Caixa, según el cual en el conjunto de España hay 298.787 actividades de restauración (bares, cafeterías, restaurantes, heladerías y quioscos) que, en función de la población, que ronda los 41 millones de personas según el último censo, representan un establecimiento por cada 137 habitantes.

Baleares, a la cabeza

Después de Baleares, las comunidades con más bares y restaurantes en relación a su población son Cantabria y Castilla y León, con una de estas actividades por cada 101 y 109 habitantes respectivamente. Por debajo de la media nacional se situaron, además de Canarias, Asturias y Galicia, con un establecimiento por cada 115 habitantes, en ambas; Aragón y Extremadura, con una actividad por cada 124, y La Rioja (128), País Vasco (134) y Castilla La Mancha (136). Además de los habitantes de Ceuta y Melilla, con un establecimiento de restauración por cada 189 y 235 habitantes, y de murcianos y madrileños, los españoles que tienen en sus comunidades menos abundancia de este tipo de locales son los andaluces (157), navarros (147), valencianos (143) y catalanes (141).

El Anuario también incluye un índice de restauración y bares, referido al año 2000, que se elabora en función del Impuesto de Actividades Económicas (IAE) pagado por ese tipo de negocios y que refleja el peso relativo (en tanto por cien mil) de la actividad de restauración de una comunidad autónoma respecto al total de España.

Así, el mayor índice de restauración y bares se observa en Cataluña, con 16.702 puntos, es decir, un 16,7% de la actividad de ese sector en el conjunto de España.

Le siguen Madrid, con el 14,7%, y Andalucía, con el 14,5%. Los menores índices se dieron en La Rioja, en el País Vasco y en Cantabria.

De los datos que aporta el Anuario de desprende que la mayoría de los negocios de restauración se localizan en Aragón, Castilla y León y Asturias, entre otras, donde la factura que pagan a Hacienda el conjunto de estos establecimientos resulta proporcionalmente más elevada que en otras autonomías, tomando en cuenta en cada caso la población y el desarrollo económico correspondientes.

Importancia económica

Ahora bien, los expertos advierten de que aunque hay provincias que superan con mucho la media nacional y otras que se quedan significativamente por debajo, este dato no es económicamente significativo, al considerar por igual locales de muy distinto rango.

Para medir la importancia económica real de la restauración por municipios y territorios, el anuario de La Caixa ha tomado en cuenta, como ya se señaló, el IAE que pagan estos locales. Así concluye que el porcentaje más alto del total recaudado en España corresponde a Cataluña, seguida de Madrid y Andalucía.

Pero estas comunidades autónomas también acaparan los mayores porcentajes de población. Y para calcular el peso económico relativo del sector de la restauración, insisten los especialistas, hay que tener en cuenta, además del número de habitantes, el nivel de desarrollo económico de cada núcleo.