La Laguna
SANTIAGO PÉREZ *

Elogio a las parrandas


27/ago/02 14:14 PM
Edición impresa

...comprobé que no hay felicidad más pura que la de cantar...

Gabriel García Márquez

ME PIDIERON QUE ESCRIBIERA algo para el programa de las Fiestas de San Bartolomé, pero que lo hiciera desde las vivencias de alguien que ha participado en ellas durante largos años.

No me ha resultado fácil, porque se me han agolpado muchas sensaciones y recuerdos, algunos no directamente relacionados con las fiestas; pero es que, cuando - como en Tejina - las fiestas están tan arraigadas distinguir entre la experiencia festera y la cotidianeidad no es tarea sencilla.

Así se me han entremezclado rumores fragorosos de los callaos en el Roncador, en amaneceres y atardeceres de pesca ya lejanos; viejos sones de cumbias en verbenas de la adolescencia; el espectáculo anual de los fuegos desde el Camino de La Costa, en casa de Pepe y Mercedes; algún desayuno de atún y vino blanco con Pepe el Tornero; la mirada hospitalaria de Don Vital ofreciendo cada año sus chicharrones; la voz arenosa de Ibys pidiéndome un año que hiciera de mantenedor; las marineras de medregal, "esmedregal" que dicen algunos pescadores de las Islas, previas a las parrandas del lunes por la tarde; el retorno de los corazones, ya esqueletos, virando en El Ramal el martes a mediodía, como preludio melancólico de que ya se terminan; la ofrenda "aquí está tu grey..." con la que toda Tejina se pone a los pies del Santo... así, agolpados, sin orden ni concierto, éstas y tantas imágenes.

Y en el trasfondo, apretando para abrirse paso en la barranquera de recuerdos, las parrandas, parrandas ya innumerables con el correr del tiempo, en las que he tenido ocasión de tocar la felicidad de la música, de la música folklórica empapadas de las alegrías, nostalgias, anhelos, amores... de todo un pueblo.

En el centro de la parranda, cantadores y cantadoras, algunos ya legendarios: estilos y voces ariscos, melodiosos, atronadores, tristes, desgarrados... sin más escuela que la de las parrandas o refinados por el conocimiento de compases y pentagramas. De Tejina o de los alrededores. Desde Don Pancho Alonso "cantarranas" hasta los chiquillos milaneros tantas voces amigas que no me atrevo a nombrar. ¿Habrá más cercanía que la de la parranda?

Muchos solajeros del martes de las parrandas de los 3 Corazones, entre la muchedumbre de espectadores, sabiendo que en medio del mejor folklore tejinero se oirá cada año una isa, una folía o una malagueña que quedará en la memoria musical de cada uno como el momento culminante de las Fiestas. El año pasado, fue para mí una malagueña de Cabi Rodríguez.

Y ¡heme aquí! hace unos años, en el tórrido agosto de la costa, envuelto en un episodio propio del más sugestivo realismo mágico: tres de la tarde, calor, paseando - a modo de primitiva procesión - a un cochino asado abierto en canal, en un viejo somier convertido en asador, calles y vericuetos del bajo Milán, una tribu completa de cantadores y tocadores Rodríguez, hasta el viejo Don Elisio, rindiendo un tributo parrandero a la Naturaleza con el simbolismo de un clan de cazadores primitivos en plena acción de gracias.

Es la constancia y las largas amistades las que puedan hacerte contemplar, en un breve instante, los recovecos del alma tejinera. A veces en clave de realismo mágico o de lo real maravilloso de la mejor literatura hispana del siglo XX.

* Presidente de los concejales del PSC - PSOE

Ayuntamiento de San Cristóbal de La Laguna

SANTIAGO PÉREZ *