La Palma
LO ÚLTIMO:
El TS fija que todo contacto corporal de tipo sexual es abuso y no coacciones leer

Un agricultor palmero recupera la libertad tras 16 días secuestrado en Venezuela

Clodoaldo Rodríguez García fue raptado en la madrugada del día 9 de agosto en su vivienda de San Felipe, en el estado de Yaracuy, y logró escaparse este sábado después de que sus secuestradores se sintieran acorralados por las fuerzas policiales. El afectado está bien de salud.

27/ago/02 4:38 AM
Edición impresa
EXTORSIÓN
Solicitaron una cifra millonaria

Los secuestradores se habían puesto en contacto con los familiares más cercados de Clodoaldo Rodríguez y solicitaron una cantidad millonaria por su liberación, aunque finalmente, según la versión oficial, el pago no se tuvo que llevar a cabo. El hermano del afectado, Pedro Alberto Rodríguez, agradeció el "impresionante trabajo" realizado por el presidente del Cabildo, José Luis Perestelo, para que las labores policiales se intensificaran. En este sentido, el presidente de la Institución Insular manifestó que "nuestra obligación es ayudar a todos los palmeros que se encuentren en una situación tan delicada, vivan en la Isla o en cualquier lugar del mundo. Lo importante es que el secuestrado ya se encuentra con sus familiares en Venezuela, en un buen estado de salud. La labor de los cuerpos policiales venezolanos fue realmente buena", añadiendo que "los empresarios y muchos palmeros que están en Venezuela están preocupados porque todos sabemos que la situación que se está viviendo en este país hermano no es, ni mucho menos, la mejor, sobre todo para aquellos que están intentando que sus negocios o explotaciones sean rentables".

EL DÍA, Santa Cruz de La Palma

Clodoaldo Rodríguez García, de 62 años, natural de La Palma y residente en Venezuela desde la década de los sesenta, donde es propietario de una finca agrícola, logró escapar el pasado sábado de la vivienda en la que se encontraba secuestrado desde la madrugada del día 9 de agosto, fecha en la que tres individuos entraron en su residencia, ubicada frente al mercadillo de San Felipe en el estado de Yaracuy, y haciéndose pasar por agentes policiales le obligaron a salir de su vivienda para tomar rumbo desconocido en el propio vehículo del afectado, una camioneta marca Chevrolet.

Tras dieciséis días de angustia, tanto para el secuestrado como para sus familiares, la presión policial, que utilizó para la búsqueda patrullas terrestres y dos avionetas de rastreo, permitió que los secuestradores se sintieran acorralados y decidieran desatar al raptado con la intención de trasladarlo a otro lugar, momento que fue aprovechado por Clodoaldo Rodríguez para liberarse, según la versión policial.

Clodoaldo Rodríguez se encuentra en buen estado, según el parte médico facilitado tras su liberación, que tuvo lugar en la frontera entre los estados de Yaracuy y Lara, pese al dolor que el afectado sufre en piernas y brazos producto de los dieciséis días que permaneció atado, además de una afección de garganta que se atribuye a los nervios o que el raptado estuvo retenido en un lugar frío y húmedo.