Dinero y Trabajo

Ashotel secunda la llamada de la CEOE a estimular el pleno empleo de los canarios

"Debemos formar mejor a nuestra gente y espabilar", manifestó ayer el presidente de la patronal hotelera tinerfeña, que se hizo eco de la demanda del secretario de la Confederación Provincial de Empresarios de que no se firmen contratos a inmigrantes si se pueden cubrir en el Archipiélago.

EL DÍA/EFE, S/C de Tenerife
28/ago/02 4:40 AM
Edición impresa

"Es indudable que tenemos que estimular el pleno empleo de los canarios". Con esta rotundidad respondió ayer el máximo responsable de la Asociación Hotelera y Extrahotelera de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro (Ashotel) a la pregunta de los periodistas de que si compartía la propuesta de la CEOE - Tenerife de que, en igualdad de condiciones, el empresario debe "brindar la oportunidad a nuestra gente".

"Tenemos gente que está desocupada y, sin embargo, vienen trabajadores de fuera - donde debemos distinguir entre españoles, europeos y no españoles y no europeos - ", comentó Cobiella, que compartió con Pedro Alfonso que la única manera de lograr que los porcentajes de paro sean menos elevados que en la actualidad para la población del Archipiélago es dar, de una vez por todas, una formación acorde con las necesidades del mercado laboral canario. "Lo que no podemos pretender es que los empresarios no elijan a los mejores", apostilló.

"Problema latente"

Pedro Luis Cobiella definió como "un problema latente" la incorporación de profesionales comunitarios y no comunitarios para completar el mercado laboral canario.

En este contexto, dijo que la Fundación Ashotel se ha dispuesto a crear iniciativas vinculadas directamente a la cualificación profesional de los trabajadores del ramo turístico, con el fin de elevar su nivel profesional y competencial. Cobiella enfatizó que "el principal recurso del sector son las personas empleadas". La calidad de los productos y servicios turísticos vienen determinados por el factor humano, que es el que interacciona directamente con el cliente e incide en el grado de satisfacción, explicó el titular de Ashotel.

Hay que recordar que el secretario general de la CEOE - Tenerife, en declaraciones a EL DÍA, expresó la preocupación del empresariado por el hecho de que más de 26 mil extranjeros estén trabajando en estos momentos en la provincia de Santa Cruz de Tenerife, que suma más de 43 mil parados, el 10,8% de su población activa.

Al hilo de estos datos, Alfonso señaló que "el Gobierno está obligado a reducir las cifras de paro o, al menos, aplicarse en lograr que los porcentajes sean menos elevados que en estos momentos para la población de las Islas". El secretario general de la CEOE - Tenerife avanzó que esta Confederación ya se ha dirigido al Ministerio de Trabajo y Asuntos sociales en demanda de que facilite información sobre los perfiles profesionales y nivel de cualificación de todos y cada uno de los extranjeros que trabajan en la provincia, de origen comunitario en un 57% de los casos. Colombia, Cuba, Venezuela y Marruecos, por este orden, son los países de origen de la mayoría de los extranjeros no comunitarios que trabajan en la provincia, según datos facilitados a EL DÍA por Trabajo.

El objetivo de la CEOE es obtener una "radiografía" de las necesidades reales del mercado laboral canario para plantear al Gobierno Autónomo un "golpe de timón en materia de formación" el próximo septiembre, mes en que se empezarán a negociar las políticas a impulsar en el marco del próximo plan integral de empleo de Canarias (PIEC)".

"La Confederación de Empresarios de Tenerife - argumentó Alfonso - no está diciendo que no se contrate extranjeros, sino que para rebajar las actuales cifras de paro hay que dar la formación adecuada a nuestra gente y, después, en una competencia de igual a igual entre los aspirantes a un puesto de trabajo, mentalizar al empresario de que las Islas no se pueden permitir el lujo de seguir aumentando la tasa de paro por no cubrir los puestos de trabajo con gente de aquí que tenga la cualificación requerida". Alfonso Martín, que dejó claro que comparte la apuesta comunitaria de lograr un verdadero mercado laboral paneuropeo antes de 2006, exigió al Gobierno Canario que "haga una política de empleo lo suficientemente flexible para que la gente de nuestras Islas pueda tener la necesaria movilidad funcional y geográfica y no quedar rezagados respecto del resto de trabajadores comunitarios".