Actualidad
LO ÚLTIMO:
El corresponsal de 'ABC' en La Habana, Jorge Enrique Rodríguez, desaparecido desde el jueves leer
INSEGURIDAD

El Gobierno pide la ayuda de expertos ante la oleada de delitos


EFE, Buenos Aires
31/ago/02 4:50 AM
Edición impresa

EFE, Buenos Aires

El auge del delito no da tregua en Argentina, cuyo gobierno pidió ayer la ayuda de expertos ante la oleada de secuestros y atracos a casas y comercios, que se atribuye a castigos insuficientes y a que el "corralito" dejó sin nada que robar en los bancos.

La delincuencia en la provincia de Buenos Aires llegó a tal punto que el jefe del gabinete de ministros, Alfredo Atanasof, desmintió rumores sobre una intervención federal en ese distrito, el más poblado del país.

"No estamos analizando esa medida", señaló durante una rueda de prensa, en la que se alegró de la liberación de dos secuestrados en territorio bonaerense, entre ellos Jorge Milito, cuyos dos hijos juegan en equipos de la liga argentina de fútbol.

Tras elogiar el esfuerzo de las autoridades bonaerenses en materia de seguridad, Atanasof anunció que el Gobierno ha pedido la colaboración de expertos para "poner límites más estrictos al delito" y hacer frente a "la criminalidad de bandas organizadas".

Asaltos a bancos

El comisario Daniel Rodríguez, de la Policía Federal argentina, explicó que los asaltos a bancos y personas que sacan dinero de ellos "se han reducido absolutamente respecto de otras épocas", porque allí "ya no queda qué robar" por las restricciones del "corralito" financiero que están vigentes desde diciembre del pasado año.

"La gente tiene la plata retenida en los bancos, se maneja con dinero electrónico (tarjetas de crédito y débito) y esto lo saben los ladrones", comentó.

Rodríguez coincidió con expertos en seguridad que afirman que la oleada de secuestros afecta sobre todo a familias que guardan el dinero en sus casas a raíz de la desconfianza en los bancos.

El comisario consideró que la pobreza, que abarca al 53 por ciento de la población argentina, no es el principal motivo del auge del delito, sino la falta de leyes adecuadas para combatirlo.

INSEGURIDAD