Nacional
LO ÚLTIMO:
Ocho aeronaves trabajan en un incendio en Sierra de la Culebra (Zamora) leer

El Gobierno aporta mil elementos que prueban la relación entre Batasuna y ETA

El ministro de la Presidencia, Mariano Rajoy, destacó que el terror no puede ser en ningún caso legal y que con la ilegalización de Batasuna no se le gana la guerra, aunque precisó que sí se acaba con la impunidad de sus cómplices y colaboradores.

EFE, Madrid
31/ago/02 4:52 AM
Edición impresa

El Consejo de Ministros aprobó ayer la presentación de una demanda el próximo martes en el Tribunal Supremo para la ilegalización de Batasuna, que incluirá cerca de mil elementos de prueba de que la coalición abertzale es "la prolongación en la política" de la banda terrorista ETA.

En la conferencia de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros, el titular de Justicia, José María Michavila, informó del contenido de la demanda que presentará el Gobierno de forma paralela a la que ese mismo día interpondrá la Fiscalía General del Estado.

Antes, el vicepresidente primero del Gobierno y ministro de la Presidencia, Mariano Rajoy, aseguró en la conferencia de prensa que "el terror no puede ser en ningún caso legal" y que con la ilegalización de Batasuna "no se gana la guerra contra el terror pero se gana una importante batalla que es terminar con la impunidad de sus cómplices y sus colaboradores".

Rajoy afirmó que todas las instituciones están trabajando "sin complejos" en la misma dirección para la defensa de los derechos y libertades de los ciudadanos y señaló que el Gobierno no sólo tiene el derecho, sino la obligación de actuar contra ETA y todo su "aparato de apoyo".

Banda terrorista

El ministro de la Presidencia manifestó que la lucha contra la banda terrorista implica también a quienes les apoyan, les dan respaldo y se convierten en "elemento indispensable" para cometer atentados.

Para Rajoy, la ilegalización de Batasuna no va a suponer el final de ETA, pero si se va a ganar una "batalla" contra sus cómplices, y opinó que quien va a perder con esta iniciativa son sólo los terroristas y quienes les amparan, por lo que no cabe "ningún victimismo político".

"La Ley es nítida y clara y no persigue ninguna idea. Lo que busca es que todos puedan expresar libremente sus ideas sin miedo a las amenazas y al terror, y hay muchos españoles que no se pueden expresar libremente porque unos grupos a los que ahora se pretende ilegalizar lo impiden", aseveró el vicepresidente primero.

Lamentó la falta de apoyo de "algunos" a la decisión del Congreso de los Diputados de instar a la ilegalización de la coalición abertzale cuando han tenido "una decisión histórica" para hacerlo de forma "contundente" e "inequívoca".

A continuación, Michavila explicó los ejes de la demanda que se presentará el martes ante la Sala Especial del Tribunal Supremo para demostrar "lo que es una evidencia para la sociedad y es que Batasuna es la proyección del terrorismo en la política".

A juicio del ministro, la demanda se presenta "con todas las garantías" para su éxito e irá acompañada de un "minucioso" dossier con cerca de mil elementos de prueba de la relación entre la coalición abertzale y los terroristas.

Estos elementos serán actas notariales, notificaciones oficiales, informes de las fuerzas de seguridad y las instituciones, certificaciones judiciales, cintas con páginas web o fotos digitales que contendrán imágenes de presos en balcones del partido y amenazas y condenas por terrorismo de sus miembros, entre otros documentos.

La demanda

"Todo este dossier probatorio más un conjunto de hechos permite formalizar la demanda que se presentará ante el Tribunal Supremo el martes", sostuvo Michavila.

Uno de los fundamentos de derecho de la demanda, indicó, se centrará en la demostración de que HB-EH-Batasuna constituye un único entramado con "plena identidad" que tan sólo ha modificado el nombre y que desde su fundación es la "prolongación del terrorismo en política".

Este supuesto, según el ministro, se acredita con múltiples pruebas como la utilización de los beneficios de un partido político como Batasuna -listas electorales, censo o subvenciones- para ponerlos al servicio de la banda terrorista ETA.