Criterios
CRISTINA TAVÍO ASCANIO *

El traje del emperador


1/sep/02 21:07 PM
Edición impresa

MUCHAS VECES, cuando oigo alguna declaración autosuficiente de los actuales gobernantes municipales de Santa Cruz de Tenerife, me viene a la memoria un cuento que la mayoría hemos leído de pequeños. Es un cuento de Hans Christian Andersen titulado: "El maravilloso traje del emperador". En él se menciona, cómo no, a un emperador tan presumido que sólo pensaba en comprarse vestidos. Un día llegaron a su palacio dos pícaros, que aseguraban ser afamados sastres de un país lejano. El emperador los recibió encantado. "Majestad, hemos traído una tela maravillosa", dijo uno de ellos. "Tan maravillosa que no la pueden ver los ignorantes", apostilló el otro.

El emperador ordenó que le hicieran inmediatamente un traje con aquel fabuloso tejido. Los pícaros pidieron una gran suma de dinero para gastos, que les fue pagada por adelantado. Se pusieron a coser, pero en realidad no cosían nada. A quienes objetaban que no veían traje alguno, les respondían siempre lo mismo: "Es un vestido tan extraordinario, que no lo pueden ver los ignorantes".

Llegó el día de vestir al emperador con su nuevo traje. Los pícaros le ordenaron que se desnudara para ponerle aquel ropaje maravilloso. El emperador no vio la prenda, por supuesto, pero no se atrevió a protestar para no ser tenido por necio. Luego salió a la calle y el pueblo pudo advertir, asombrado, que su emperador iba desnudo. Sin embargo, nadie dijo nada para que no lo llamaran tonto. Sólo un niño exclamó: "¡Miren, miren: el emperador va desnudo!". Entonces todos comenzaron a decir lo mismo y el emperador sintió mucha vergüenza. Los cuentos tienen la doble virtud de entretener a los niños y darnos una lección moral a los mayores. A veces, como el emperador presumido, cerramos tanto los ojos a la realidad que ni siquiera vemos nuestra propia desnudez.

Aunque no comparto muchos de sus puntos de vista ni de sus ideas, tengo un gran respeto por la gestión que ha realizado el actual alcalde y su equipo en el consistorio de Santa Cruz. Pero no es la única posible. De hecho, con todo lo buena que pueda ser, no ha sido mejor labor que la de Rita Barberá en Valencia, o la desarrollada por Luisa Fernanda Rudi en Zaragoza antes de asumir la presidencia del Congreso de los Diputados, o la de Álvarez del Manzano en Madrid o, sin ir más lejos, la de José Manuel Soria en Las Palmas, modelo de ciudad que están copiando otros municipios españoles.

Desde que el Partido Popular de Tenerife me eligió como candidata a alcaldesa de Santa Cruz, he escuchado comentarios de todo tipo. Muchos han sido de apoyo, tanto por parte de mis compañeros de partido como de los propios vecinos de Santa Cruz. Pero tampoco han faltado agoreros prestos a vaticinarme el peor de los fracasos. Afortunadamente, soy una mujer que no cree en más éxito que el derivado del esfuerzo personal, ni en más fracaso que el conculcar nuestros propios principios. Obtener más o menos concejales en unas elecciones no puede calificarse como de victoria o fiasco, sino como tener la oportunidad o no de resolver los problemas de los ciudadanos.

No podemos contentarnos con situaciones de hechos consumados, entre otras cosas porque no existen políticas de gobierno infinitamente perfectas, como tampoco las hay absolutamente malas. En Santa Cruz se ha hecho mucho, sin duda, pero también queda mucho por hacer. Y no vale decir que no ha habido tiempo. He citado varias ciudades que cuentan con unos servicios de los que, hoy por hoy, carecemos los ciudadanos de esta co-capital de Canarias. Eso sí es una realidad, y no una quimera invisible como el extraordinario traje regio del cuento.

Desde esa perspectiva, no estaría mal que llegase alguien inocente - al menos políticamente inocente - para decirnos que estamos desnudos de muchas cosas, pese a que muchos, como en el cuento del emperador, no se atrevan a discrepar con los actuales gobernantes municipales para no ser calificados de ignorantes.

* Candidata a alcaldesa de Santa Cruz por el Partido Popular

CRISTINA TAVÍO ASCANIO *