Criterios

CARTAS AL DIRECTOR


1/sep/02 21:07 PM
Edición impresa

Otra vez el petróleo


Marruecos no hace honor a su tratado de amistad, ni al tratado de cooperación, ni a la ayuda humanitaria que recibe, ni al trato humanitario de los emigrantes que pasan por aquí. En ello hay una responsabilidad de los países europeos y de Estados Unidos de América (EE.UU.) al haber apoyado, de un modo incondicional, a un régimen como el marrquí, absolutamente impresentable. En el año 1975 el Frente Polisario era apoyado por Argelia y la desaparecida Unión Soviética y este apoyo era lógico. Pero hoy en día es inconcebible que una tiranía, que deriva de la "Guerra Fría" y de sus equilibrios de fuerza siga contando con la tolerancia y la complicidad activa de España y Francia. Además de la tradicional reclamación de Ceuta y Melilla del irredentismo marroquí, que es de carácter militarista e imperialista como sucede con las tiranías, tiene un carácter militar, religioso y político. Hay que recordar que el sultán de Marruecos es además comendador de los creyentes. Además de Ceuta y Melilla reivindican las Canarias. De pronto, todas las aguas donde se supone que hay petróleo. Una gigantesca partida de ajedrez está en curso a escala de Canarias, el antiguo Sáhara español y los territorios del Norte de África. Hombres, sentimientos e ideales no son más que peones empujados por adversarios que piensan en términos de poderío, no de filantropía. La lectura de los periódicos, por muy bien informados que estén, no nos da más que la superficie de las cosas: el punto de vista parcial y pasional de los contendientes; a veces no puede ser de otra forma. Cuando el debate se eleva, se nos habla de otras cosas y no se nos revela las verdaderas razones. No se cuenta por qué esa lucha ha estallado aquí y no allá.¿Hay petróleo en zonas aledañas a Canarias, Ceuta y Melilla? Parece que sí. El día 5 de febrero de 1960 el Gobierno español concedía dieciocho permisos para la investigación de hidrocarburos en el Sáhara: "Presidencia del Gobierno. Decreto de adjudicación de un permiso de investigación de hidrocarburos, solicitado por la Sociedad "Atlantis Exploration Company", en la zona III. Decreto de adjudicación de dos permisos de investigación de hidrocarburos, solicitados por la Sociedad "Phillips Oil Company", en la zona III. Decreto de adjudicación de seis permisos de investigación de hidrocarburos solicitados conjuntamente por las sociedades. "Texaco Spain Inc" y "California Oil Company of Spain", en la zona III. Decreto de adjudicación de cuatro permisos de investigación de hicrocarburos solicitados conjuntamente por "Compañía Arrendataria del Monopolio de Petróleos", "Spain Cities Service Petroleum Corporation", "Richifiel Sahara Petroleum Company" y "Banco Español de Crédito", en la zona III. Decreto de adjudicación de cinco permisos de investigación de hidrocarburos solicitados por la "Compañía Española de Petróleos, S.A." y "Senin Gulf Oil Company", en la zona III
. ¿Tuvieron éxito estas investigaciones?
L

Jerónimo Delgado de Aguilar
Periodista. De la Asociación Europea de Periodismo Científico

Zarzuela con dignidad
Este escrito lo debí hacer en su tiempo, cuando se celebró la temporada de zarzuela, pero causas que no son del caso me lo impidieron.
Gozamos de una temporada de zarzuela en la que el público salió muy satisfecho. No estamos acostumbrados a ver este género tan bien representado.
Hubo cantantes que descollaron, como el barítono de La Parranda, amén de los demás. No es fácil reunir un elenco de categoría para estas representaciones, pues sabido es que cuando descuellan, la ópera los absorbe.
Así como "Los Claveles" y "La Dolorosa" estuvieron muy bien cantadas y representadas. La puesta en escena de "La Corte del Faraón" fue algo excepcional. Esta obra hizo las delicias del público por su buena interpretación musical, y su puesta en escena y representación.
Últimamente esto ha venido sucediendo así, los últimos años, con raras excepciones y todavía nos acordamos del tenor que nos cantó "La flor roja" de "Los Gavilanes" que nos dejó boquiabiertos.
Pero mención aparte merece la puesta en escena. Tanto los decorados, el cambio de éstos, los efectos escenográficos hacen crear un ambiente muy adecuado. Lo reducido del número de zarzuelas que se representan, junto a los mejores medios con que se cuenta en la actualidad, hacen una concentración artística que da por resultado la calidad del espectáculo.
El público lo ha corroborado, tanto con sus aplausos como por las caras de satisfacción y comentarios al salir.
Hay comentaristas de algunos medios que parecen confundir la zarzuela con la ópera y a veces, como saben tanto, parece que fueran al teatro a sufrir cuando el público va a gozar. Van sólo a captar los fallos.
L

Bonifacio Vera Padilla