Santa Cruz de Tenerife

El precio de la vivienda nueva ha crecido un 30% desde 2001

Los costes que ha alcanzado el metro cuadrado de suelo en Cabo Llanos han disparado las cifras en el resto de la Capital, según explicó el presidente de la Asociación de Empresarios de la Construcción de Tenerife, Miguel Concepción.

IGNACIO MARTÍN, S/C de Tenerife
2/sep/02 4:59 AM
Edición impresa

Comprar un piso en Santa Cruz es hoy mucho más caro que hace apenas año y medio. Hasta un 30% se ha incrementado el precio del suelo en la Capital desde enero de 2001, según explicó, en declaraciones a EL DÍA, el presidente de la Asociación de Empresarios de la Construcción de Tenerife (AECOT), Miguel Concepción.

Esta cifra se eleva hasta el 50% si se toma como referencia para la comparación el año 1998. La subida, según los datos de la AECOT, se distribuye en incrementos del 10% en 1998 y 1999, del 13% en 2000 y del 9% en 2001 y 2002.

Según Miguel Concepción, este hecho se debe a que Santa Cruz se ha quedado sin suelo. "En la Capital no hay sitio para construir viviendas nuevas y esa escasez ha sido la que ha elevado los precios", explicó.

Apenas quedan terrenos en la Ciudad en algunas zonas como la rambla de Pulido o El Toscal, según dijo.

Respecto a las previsiones para los próximos años, el responsable de la patronal de la construcción considera que dependerá "de la coyuntura económica".

Aunque a un ritmo menor, el precio de la vivienda usada también se ha ido incrementando en Santa Cruz. A un ritmo de entre un 5% y un 6% anual, debido a la mayor oferta de este tipo de pisos que hay en el municipio.

Miguel Concepción considera que la explosión urbanística de Cabo Llanos responde "a la pura especulación", dejando al casco de la Capital sin bolsas de suelo suficientes y contagiando con sus precios a las viviendas nuevas del resto de Santa Cruz, una situación que tachó de "barbaridad".

En cualquier caso, el presidente de AECOT se mostró seguro de que, en estos momentos, la demanda de una casa nueva en el municipio sigue superando a la oferta, por lo que el ritmo de ventas continuará manteniéndose.