Sucesos

Una vista decidirá mañana si cambia la sentencia de pena de muerte para Julio Mora

Un tribunal de Florida determinará si se condena nuevamente por doble asesinato al convicto, nacido en La Gomera, o si se le sentencia a cadena perpetua.

EFE, Miami
2/sep/02 9:46 AM
Edición impresa

El canario Julio Mora comparecerá mañana en una vista ante un tribunal de Fort Lauderdale (Florida), para determinar si será condenado nuevamente a muerte o se le sentencia a cadena perpetua.

Mora, de 76 años, fue condenado a la pena capital en 1997 por dos asesinatos, pero el Tribunal Supremo de Florida anuló esa sentencia en base a un tecnicismo legal y ordenó la emisión de una nueva.

En la primera vista del nuevo proceso el juez Paul Backman, el mismo que condenó a Mora a la pena capital, le asignó como abogado de oficio a Kenneth Malnik, quien posiblemente tendrá dificultades con su propio cliente para encontrar argumentos en su defensa, ya que éste se opone a alegar su supuesto estado mental inestable.

En una entrevista con Efe en 2001 en el corredor de la muerte de la prisión de Raiford, en el norte de Florida, Mora calificó de "mercenario" a Gene Reibman, otro de sus múltiples abogados de oficio, por haber presentado la apelación al Supremo estatal alegando que sufre problemas mentales.

"Yo no estoy loco y no lo estaba cuando ocurrieron los hechos de sangre; lo que no estaba era en mis cabales y en pleno raciocinio", dijo entonces.

Mora, quien nació en la isla canaria de La Gomera, ha despedido a cinco abogados por divergencias en las tácticas a seguir en su defensa.

La designación de Malnik se produjo a pesar de las protestas del acusado - que incluyeron el calificativo de "sinvergüenza" para el juez Backman - de que no podía asignarle un abogado de oficio sin su consentimiento.

Malnik ya había representado a Mora y fue despedido por éste, ya que durante el proceso de apelaciones pretendió, a instancias del juez, conseguir declaraciones de los familiares de Mora para que sirvieran de atenuante para evitar una condena a muerte.

Precisamente éste fue el tecnicismo legal que causó que el Tribunal Supremo anulara la primera sentencia contra Mora, ya que debería haberse respetado su decisión de que no se molestara a sus familiares en Canarias.

La decisión del máximo tribunal de Florida, que se produjo en enero de este año, confirmó la culpabilidad de Mora por el asesinato en 1994 en Fort Lauderdale, al norte de Miami, de su ex supervisor, Clarence Rudolph, y de la abogada Karen Starr Marx, embarazada de cuatro meses.

Los asesinatos ocurrieron durante una sesión preliminar a una demanda que había presentado Mora por haber sido despedido como profesor de computación en una residencia de jubilados.

Mora, quien afirma ser doctor en biología molecular, aseguró a Efe que "el tiroteo" ocurrió en defensa propia, porque Rudolph y un guardaespaldas suyo iban a disparar primero contra él y porque ese día, además, sufría una intoxicación "por los actos terroristas de su ex patrón".