Sucesos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El PP quiere que los jueces, y no el Parlamento, elijan al Consejo General del Poder Judicial leer

El canario Julio Mora, condenado a cadena perpetua en un nuevo juicio

El gomero fue declarado culpable por el asesinato, en 1994 en Fort Lauderdale, al Norte de Miami, de su ex supervisor, Clarence Rudolph, y de la abogada Karen Starr Marx, embarazada de cuatro meses. Mora aseguró el año pasado que "el tiroteo" ocurrió en defensa propia.

EFE, Florida
4/sep/02 9:46 AM
Edición impresa

El canario Julio Mora salió ayer del corredor de la muerte, y fue condenado a cadena perpetua en una nueva vista por un juez estadounidense, en un tribunal de Fort Lauderdale, al Norte de Miami.

Mora, de 76 años, recibió tres cadenas perpetuas sin derecho a libertad condicional de parte del juez Paul Backman, quien previamente lo había condenado a la pena capital.

El prisionero fue condenado a muerte en 1997 por dos asesinatos, pero el Tribunal Supremo de Florida anuló esa sentencia en base a un tecnicismo legal y ordenó la emisión de una nueva.

Kenneth Malnik, abogado de oficio de Mora, dijo tras culminar la audiencia que la fiscalía desistió de pedir nuevamente la condena a muerte en atención a su avanzado estado de edad y a su aparentemente inestable estado mental.

Por su parte, el fiscal Tim Donnelli, declaró que no tenía mucho sentido solicitar la pena capital para Mora, ya que la espera en el corredor de la muerte es de aproximadamente de 14 años, con lo cual el español sería ajusticiado a los 90 años.

Mora, quien vestía el uniforme de la prisión y estaba esposado a la silla de ruedas en la que compareció ante el tribunal, escuchó impertérrito la decisión del juez.

Previamente, cuando el magistrado Backman le había preguntado si tenía algo que decir antes de escuchar la sentencia, Mora repitió que tanto el juez como su abogado de oficio eran unos "sinvergüenzas" y que no tenía nada que expresar.

El cónsul general de España en Miami, Javier Vallaure, que se encontraba en la audiencia y a quien Mora saludó con la mano y sonriendo al finalizar la vista, manifestó la satisfacción del Gobierno español por el feliz término de la saga de un compatriota que de esta manera evita la muerte en Florida. La nueva sentencia puede ser apelada en los próximos 30 días, sin embargo, Malnik dijo que lo más probable es que no fuera recurrida.

Pero Mora tiene planes de apelar ante los tribunales federales su condena por culpabilidad dictada en 1997 y de la que se declara inocente.

El español fue declarado culpable por el asesinato, en 1994 en Fort Lauderdale, al Norte de Miami, de su ex supervisor, Clarence Rudolph, y de la abogada Karen Starr Marx, embarazada de cuatro meses.

Los asesinatos ocurrieron durante una sesión preliminar a una demanda que había presentado Mora por haber sido despedido como profesor de computación en una residencia de jubilados.

Mora aseguró en una entrevista, el año pasado en el corredor de la muerte, que "el tiroteo" ocurrió en defensa propia, porque Rudolph y un guardaespaldas suyo, iban a disparar primero y porque ese día, además, sufría una intoxicación "por los actos terroristas de su ex patrón". Según Mora, Rudolph y "otros compinches pagados por la secta Yihad", estaban introduciendo gases en su apartamento.