Tenerife

El Centro Sociosanitario de Santa Cruz saldrá a concurso en octubre

El Cabildo de Tenerife reconoce el ligero retraso que ha sufrido la demolición del antiguo Hospital Militar, pero anuncia que ello no supondrá impedimento alguno para adjudicar las obras en el plazo previsto y para que éstas comiencen a ejecutarse antes de que finalice el año.

EL DÍA, S/C de Tenerife
4/sep/02 12:07 PM
Edición impresa

El Cabildo de Tenerife prevé que para antes de que finalice octubre podrá sacar a concurso las obras del Centro Sociosanitario de Santa Cruz, que será edificado en el terreno ocupado hasta hace unos meses por el antiguo Hospital Militar y cuyo derribo está a punto de finalizar.

Así al menos lo aseguró ayer a este periódico el consejero insular de Asuntos Sociales, José Manuel Bermúdez, quien restó importancia al ligero retraso que ha sufrido la demolición del viejo edificio, dado que "éste no influirá en absoluto para que podamos sacar el concurso de adjudicación de obras, ni para que las iniciemos antes de final de año como estaba previsto", según dijo.

Efectivamente, la demolición del inmueble debía estar culminada el día uno de septiembre. Sin embargo, diversos imprevistos han provocado que ésta se vaya a alargar al menos un mes, según confirmó el consejero.

La conversión del antiguo Hospital Militar en centro sociosanitario supondrá una inversión superior a los 25 millones de euros, aportados en su mayor parte por el Cabildo tinerfeño, que destinó además otros 3,6 millones a la adquisición de los terrenos.

El establecimiento sanitario incluirá un área de hospitalización de larga estancia para 150 pacientes, un centro de día de 30 plazas y un club de mayores destinado a alrededor de 300 personas. Junto a ellos se habilitará una zona como sede del Instituto de Atención Social y Sociosanitaria (IASS), hasta ahora frente a la santacrucera Plaza del Príncipe y para el que trabajan unas 90 personas.

En el diseño del complejo sociosanitario, que contará con una superficie total de casi 19 mil metros cuadrados, se ha tenido en cuenta el valor arquitectónico del viejo inmueble, conservando parte de sus fachadas.