Tenerife Sur
ANTONIO PASTOR *

Un fórceps para el tranvía


7/sep/02 19:18 PM
Edición impresa
LA VERDAD SIEMPRE prevalece ante el engaño, la razón ante la intolerancia y la caída de un gobierno nacionalista, manipulador como el actual, al rechazo de sus ciudadanos. Cada artículo del que dispone en casa lleva un proceso por todos conocidos antes de su disfrute o uso. Pero sin un presupuesto acorde y los fondos necesarios, de un día para otro no pudo hacer acopio de ellos, con el tiempo seguro que sí. Cuestión de lógica... Vender un servicio por el procedimiento del fórceps como el del "tranvía de la discordia" sin solucionar las carencias actuales del servicio del transporte de pasajeros, y anteponerlo en contra de la ejecución al tren Santa Cruz-Sur, se llame o no de alta velocidad, pues existen múltiples modalidades, es algo que los isleños no entendemos, a pesar de los fondos destinados y aprobados para su inmediata ejecución, y porque es un proyecto de alta tecnología por su rapidez, precio asequible, baja contaminación y la oportunidad de integración como miembros a los empresarios del transporte.
Al quedar al descubierto la aprobación de este proyecto de alta tecnología para el Sur, se descubre la coladera del tranvía Santa Cruz-Laguna como arma electoral, no presentando y reteniendo el proyecto del tren Santa Cruz-Sur pensando que el Gobierno Central aprobaría antes el tranvía de la discordia. ¿Se podría llamar un desliz del Cabildo? Parece que les trae sin cuidado los ciudadanos. El pasado domingo uno de septiembre, la Autopista del Sur sigue congestionada y por muchas migajas que gasten en parches, por más dinero que se gasten en carreteras, sin el tren no existe otra alternativa de futuro.
Cada día se escucha el mismo comentario de los santacruceros, laguneros y norteños que viajan al Sur. Parece que las vidas de estos ciudadanos no cuentan, y por si fuera poco, a remendar la salida Santa Cruz-Sur. Lo que nunca se ha visto, y de ahí el rechazo de los tinerfeños al tranvía de la discordia es que el concepto "servicio" que es el que esperamos los ciudadanos sigue siendo la asignatura pendiente de los políticos. Para muestra, un botón.
Las paradas de guaguas desde Santa Cruz al Sur se componen de un banco y una visera. Cuando el pasajero sube o baja del autobús como peatón no dispone de pasos de cebra, ni de ningún otro tipo de seguridad que la de sortear los coches que se les vienen encima al intentar encontrar el próximo arcén, arriesgando su vida cada día.
De qué sirven los anuncios sobre: si eres peatón pasa por el paso de cebra, "invisible". En las paradas de autobuses no existe ni tan siquiera un servicio de microbús que alcance a los transeúntes a sus pueblos, ni taxi, ni teléfono, menos aún servicios o baños, por no decir que no pueden calmar su sed por no tener un bar donde refrescarse con un vaso de agua. ¿Cómo pueden hablar de servicio con esta política tercermundista?
¿Y Ud., Sr. presidente del Cabildo, me quiere vender un nuevo servicio sin resolver estas carencias? A estas alturas, la "egolatría del político" se sigue anteponiendo a las necesidades reales de los ciudadanos, pues se utiliza el "fórceps para el tranvía". Esto le queda bien como bufonada política, pero no para resolver el problema del transporte Santa Cruz-Sur. Así no se llegará a presidente de Gobierno...

* De la ACPET

ANTONIO PASTOR *