Actualidad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El PP quiere que los jueces, y no el Parlamento, elijan al Consejo General del Poder Judicial leer

Ambiente prebélico contra Irak

El Pentágono confirmó que el ataque aéreo del jueves fue de mayor envergadura que otros. Se produjo en una de las zonas de exclusión aérea impuestas en el país árabe.

EFE, Londres
7/sep/02 5:15 AM
Edición impresa

El ataque de aviones estadounidenses y británicos el jueves contra objetivos iraquíes puede ser el preludio de la esperada ofensiva de EE.UU contra el régimen de Bagdad, según coinciden en opinar ayer expertos británicos.

El ataque aéreo, confirmado tanto por el Pentágono como por el Ministerio de Defensa británico, se produjo en el suroeste de Irak, dentro de una de las zonas de exclusión aérea impuestas en el país árabe tras la guerra del golfo Pérsico en 1991.

Tanto Londres como Washington han insistido en que este tipo de operaciones no es "inusual" y alegan que la del jueves, la número 35 desde que acabó la guerra del Golfo, se produjo como represalia al hostigamiento iraquí de un avión aliado encargado de supervisar las zonas de exclusión aérea.

El periódico británico "The Daily Telegraph" afirmó ayer que se trata de la mayor operación militar aliada en suelo iraquí desde la guerra del Golfo y tiene como motivo preparar el terreno para una hipotética intervención.

El Pentágono confirmó que el ataque aéreo del jueves fue de mayor envergadura que otros, pero desmintió que intervinieran en él hasta cien aviones, como publicó "The Daily Telegraph".

"Había doce aviones que lanzaron veinticinco proyectiles", dijo en una conferencia de prensa el general John Rosa, subdirector de operaciones del Estado Mayor Conjunto.

El ataque, consideró el periódico, "parece ser un preludio del tipo de operaciones de las fuerzas especiales que tendrían que darse semanas antes de una posible guerra liderada por Estados Unidos".

Con el periódico coincidieron ayer numerosos expertos militares británicos, que opinan que la misión parece destinada a preparar el terreno a un posible ataque.

Así, el director de la revista de Defensa "Jane s World Armies", el comandante Charles Heyman, afirmó que "casi con toda seguridad este ataque estaba destinado a alcanzar emplazamientos de control de mando y defensa militar".

"En el futuro, las fuerzas aéreas aliadas que vayan a operar en ese área tendrán que conocer el emplazamiento de las bases de defensa aérea y neutralizarlas antes de enviar bombarderos", agregó el comandante.