Actualidad

Defensa devuelve a Canarias la denominación de Capitanía General

Un Real Decreto aprobado el viernes en Consejo de Ministros, dentro de la nueva organización de los Ejércitos, atribuye al general jefe del Mando de Canarias del Ejército de Tierra, con sede en Santa Cruz, la representación institucional de las Fuerzas Armadas en el Archipiélago.

EL DÍA, S/C de Tenerife
8/sep/02 5:19 AM
Edición impresa

El general jefe del Mando de Canarias del Ejército de Tierra, con sede en Santa Cruz de Tenerife, ostentará la representación institucional de las Fuerzas Armadas en el Archipiélago, con la denominación de Capitanía General, según establece uno de los cuatro Reales Decretos aprobado el pasado viernes en Consejo de Ministros para la reorganización de los Ejércitos. El mismo Decreto destaca que esta función, meramente representativa, no supone la asunción de otras facultades.

De este modo, se restablece la denominación de Capitanía General atribuida históricamente a Canarias, y que fue sustituida por la ahora superada "territorialización" en las zonas y regiones militares.

Precisamente en la nueva organización se sustituye el anterior criterio territorial y se establece una estructura homogénea entre los mandos de los tres ejércitos, de forma que en Canarias se mantiene la actual estructura de Fuerza y el apoyo a la Fuerza de los tres ejércitos.

El objeto del Real Decreto sobre la representación institucional de las Fuerzas Armadas es el de favorecer la presencia de la institución militar en todos los ámbitos representativos, actos públicos oficiales y situaciones sociales de toda índole en los que deba encontrarse representada.

La representación institucional de las Fuerzas Armadas tendrá a partir de ahora carácter conjunto, desapareciendo la representación que cada Ejército tenía y que ha quedado desfasada por la realidad social.

Dicha representación corresponde al Rey, como mando supremo de las Fuerzas Armadas, y al presidente del Gobierno y al ministro de Defensa, como autoridades responsables de la política de Defensa y Militar. Asimismo, se atribuye a determinadas autoridades y mandos militares, en tanto que jefes de unidades de la Fuerza o de Apoyo a la Fuerza, de especial relevancia tanto a nivel nacional como en otros ámbitos geográficos más localizados.

A estos efectos, la sede la Unidad cuyo jefe ostente esta representación institucional podrá recibir la denominación de Capitanía General, salvo en las Zonas Militares de Baleares, Ceuta y Melilla.

Desaparece así la tradicional representación que de facto ejercían los generales jefes de las regiones militares o áreas o almirantes jefes de las zonas marítimas, que respondía a la estructura territorial de los ejércitos basada en criterios geográficos y que ahora queda superada por el Real Decreto que desarrolla la estructura básica de los Ejércitos que también fue aprobado el pasado viernes por el Consejo de Ministros.

Desde la Transición

La aprobación por el Consejo de Ministros del mencionado Real Decreto que regula la estructura básica de los Ejércitos, supone, según ha informado el Ministerio de Defensa, completar una serie de reformas iniciadas en la Transición y culminar el proceso de despliegue funcional de las Fuerzas Armadas.

Esta reestructuración tiene como objetivo prioritario, dentro del proceso de profesionalización y de modernización de las Fuerzas Armadas, dar respuesta a las nuevas necesidades y facilitar estructuras más flexibles.