Tenerife

-El centro de retenidos en Tenerife no es la solución -Asuntos para no olvidar


8/sep/02 12:07 PM
Edición impresa
EL DE LA INMIGRACIÓN descontrolada o invasión - ¿imparable? - no es el único problema de nuestras Islas Atlánticas. Pero sí uno de los más intranquilizadores, complicados, graves. Humanitaria y socialmente. Escribimos de un flujo, hoy desbocado, ante el que la Unión Europea y las Administraciones estatal y autonómica parecen carecer de ideas innovadoras, lúcidas. De actuaciones conjuntadas, expeditivas, juiciosas que den salidas de sosiego y dignidad a conflicto de tanta magnitud. Y apremio.

Repasemos sólo algunos de los continuados mareos de perdiz, institucionales claro. Demostrativos de que, en estos últimos días, las verborreas son las que abundan en reiteraciones manidas. Mientras las avalanchas siguen tal cual. A pesar de los desvelos de la Guardia Civil y de las ONG.

*** *** ***

VISITA CANARIAS el nuevo delegado para la Extranjería y la Inmigración. Dicen de D. Ignacio González que es menos atildado y esquivo que su antecesor. Vale. Anotado queda. Sin embargo, el seráfico Marcial Morales se despendola con el triunfalismo de que en el Gabinete Aznar ha habido "cambio de estilo y de ritmo". Ojalá, usted. El talante coloquial de los gobernantes siempre tiene peso, si anima a mejorar la eficiencia gestora.

Antes de sumarnos al lanzamiento de los voladores consejeriles, nos gustaría saber en qué resultados, concretos y consumados, apoya el señor consejero la fofa exhibición de pirotecnia tan aduladora. No coincidimos con su percepción de que "las calles recuperan la normalidad"; en su plenitud, queremos precisar. Y tampoco podemos compartir el espejismo maniobrero de J.M. Soria, de él mismo y del halagado Sr. González, en el sentido de que el centro de retenidos de Santa Cruz de Tenerife vaya a ser el remedio del alud de los "sin papeles". Qué miopías y cuánta demagogia para manipulaciones del electorado oriental... y de incautos en el occidental.

*** *** ***

SI DE VERDAD BUSCAN el arreglo del caos migratorio, empiecen por abrir asimismo los ojos en y para Nivaria. Contemplen las Siete Islas. Con igual solidaridad. Además de las pateras, y sin entrar en las tragedias de los ahogados --ni en las estadísticas, discutibles, de los repatriados o expulsados que han escapado de la muerte--, hay otros recién llegados, a diario, por los puertos y aeropuertos tinerfeños. Nadie sabe cuántos se quedan aquí; de qué y cómo malviven. Tampoco ha trascendido que se haya cortado la relación entre economía sumergida y tráfico mafioso de mano de obra barata, semiesclavizada. O hasta dónde se interviene en desvanecer los lazos de la clandestinidad, la delincuencia, las inseguridades. Etcétera.

A todo esto, la Comisión y el Consejo de Exteriores comunitarios navegan en la inoperancia. Después de las comparecencias del martes 3 y el miércoles 4, el eurodiputado canario Manuel Medina resumía que "la Presidencia danesa lo habrá hecho lo mejor posible, pero la UE no está funcionando". Por su lado, el presidente del CES estatal acaba de asegurar, en Santander, "que se habla mucho de inmigración, mas no se dice nada". Esperemos, pues, que Don Marcial ahorre petardos de entusiasmo sin causa.

*** *** ***

ASUNTOS A RECORDAR. Primero, digan lo que quieran los ideólogos, los politólogos y demás amarrados al dornajo de los entornos gubernamentales, la unidad política de Canarias difícilmente será viable, en tanto en cuanto sus "artífices" olviden el respeto a que somos Islas y Archipiélago, antes que nada. Con los injustos e indignantes desequilibrios, aumentarán las pugnas, los desencantos interinsulares y la abstención cívica en las urnas. Al tiempo.

Segundo asunto. El equipo de la ministra Ana Pastor prepara la Ley de la Coordinación y de la Calidad Sanitarias. De haber voluntad autonómica en equiparar en categoría las prestaciones públicas tinerfeñas, no tendríamos que aguardar al año 2010 para ver el final del túnel discriminatorio.

Asunto tercero. Candidaturas. Frente al silencio oficial de la CC, "hasta finales de año", Don Román se apresura a pedir Presidencia por otros cuatro añitos. Alega, al parecer, que así completaría "su" labor de gobernante: imaginamos que en achicar la pobreza, los contratos basura, la crisis turística, los desajustes inversores o la incultura. Qué notición de generosidad. Tenerife, en riesgo de no figurar ya ni en el mapa... pero saludemos la "recuperación" de la Capitanía General y sin perder las guarniciones isleñas, Sr.Trillo.