Actualidad

Bagdad llama a los árabes a atentar contra intereses de EE.UU

En la misma medida en la que Bush intensifica su campaña en busca de aliados para derrocar a Sadam, el régimen iraquí pretende apoyo internacional para impedirlo.

COLPISA, Moscú
11/sep/02 5:30 AM
Edición impresa

El vicepresidente iraquí, Taha Yasín Ramadán, se reunió ayer en Amman con el rey Abdala II de Jordania en un nuevo intento de hacer que aumente el número de detractores a la idea de una nueva guerra en el Golfo Pérsico.

Durante una rueda de prensa previa a su entrevista con el rey jordano, Ramadán se permitió incluso hacer un llamamiento a las naciones árabes para que atenten contra los intereses norteamericanos en el mundo, en el caso de que Washington decida finalmente lanzar un ataque contra Irak.

"Apelamos a las masas árabes a combatir los intereses materiales y humanos de los agresores allí donde se encuentren", dijo el vicepresidente iraquí ante un nutrido grupo de periodistas. Según su opinión, "Irak tiene derecho a defenderse y a hacer frente a cualquier ataque proceda de donde proceda". "Se trata de un derecho humano.... toda agresión contra Irak lo sería también contra la nación árabe y el resto de la humanidad, ya que tendría como objetivo imponer una nueva forma de colonialismo", puntualizó Ramadán.

El alto dirigente iraquí calificó de "mentiras" las acusaciones del presidente estadounidense, George W. Bush, y del primer ministro británico, Tony Blair, en cuanto a que Irak ha puesto de nuevo en funcionamiento su programa de producción de armas de exterminación masiva. "Son vergonzosos los embustes a los que tienen que recurrir EE.UU y el Reino Unido para justificar su política de acoso a Irak", manifestó Ramadán.

Campaña diplomática

El vicepresidente iraquí, que entregó al rey Abdala II un mensaje de Sadam Hussein, se preguntó qué es lo que hicieron en Irak los inspectores de la ONU durante siete años y medio si es verdad realmente que Irak cuenta ahora con armas prohibidas. Ramadán dijo que el mensaje del presidente iraquí forma parte de una campaña diplomática dirigida a lograr la unión de todos los árabes contra cualquier intento norteamericano de utilizar la fuerza.

Preguntado sobre si esa respuesta del mundo árabe se extendería a Israel, el mandatario iraquí señaló que "cada cosa a su debido tiempo". Por su parte, el ministro de Exteriores iraquí, Naji Sabri, manifestó en una entrevista publicada por el diario egipcio "Al Ahram" que una intervención armada de EE.UU contra Irak sentaría un precedente que terminaría dando a Washington carta blanca para atacar a cualquier país del mundo. Según Sabri, EE.UU "ha cerrado la puerta" a todo intento de solución pacífica a la crisis.