Tenerife Sur
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Los trabajadores del tranvía de Tenerife mantienen la huelga parcial en abril leer
ANTONIO PASTOR *

La naturaleza en el Sur


13/sep/02 19:18 PM
Edición impresa

EL SUR DE TENERIFE, como el resto de las Islas Canarias, alberga una gran proporción de las riquezas naturales del planeta, relata la obra "Descubre el Sur de Tenerife" de Planet Proyectos Integrales. Si a esto añadimos el origen volcánico del territorio, no es de extrañar que la naturaleza sureña sorprenda desde cualquier rincón al visitarla.

Sus peculiaridades de orden climático, geológico, paisajístico, zoológico o botánico, constituyen individualmente y en su conjunto un patrimonio mundial a proteger por su fragilidad. Vegetación y fauna, con formas de vida adaptadas a las características y duras condiciones que han impuesto la orografía, el clima, los suelos y la presencia del mar.

Aves propias y de paso cruzan los cielos y nidifican en barrancos y acantilados, como el cernícalo, alcaudones, mirlos, canarios,... el pinzón azul, pájaro ligado al pinar cuyo alimento es con preferencia la semilla de los pinos. Mientras invertebrados, pequeños lagartos herederos de sus ancestros y otras especies menores como escarabajos, caracoles, hormigas, tijeretas y algún otro, se mueven aireando el suelo sureño. Todas estas formas de vida constituyen un ecosistema sometido a la presión de la especie humana, que deambula, vive e igualmente se adapta al territorio.

En medio de costas, barrancos, viejos volcanes y montañes, se localizan una infinidad de endemismos, es decir, especies que no se encuentran en otras partes del planeta. Haciendo un recorrido ascendente desde la costa hasta la cumbre, el Suroeste de la Isla nos ofrece plantas adaptadas a soportar muchas horas de sol, suelos poco fértiles y un aire a veces muy cargado de gotas de humedad salina, en la zona costera.

Por encima de la costa, una estepa de arbustos nos descubrirá el mundo del cardón y la tabaiba dulce. El cardón aparecerá en los suelos poco profundos, prefiriendo crestas y lomos donde, como islotes de vida, albergarán en su interior a otras especies. Las abejas bailando de flor en flor en primavera, desde la alta montaña, elaboran poco a poco nuestra miel tan preciada y escasa, adquirible sólo en la comarca sureña.

Después de una larga travesía por los volcanes del Sur llegamos finalmente al Monumento Natural del Roque de Jama. Enfrente, se encuentra el Mirador de la Centinela en el municipio de San Miguel de Abona, una ventana indiscreta que nos acercará a la más reciente transformación del territorio sureño. El campo de volcanes del Sur.

Y entre ellos un lugar protegido, la Montaña Amarilla, que forma parte de un conjunto de volcanes alineados, y que consta de un gran cráter pues en su origen fue un volcán submarino que alcanzó la superficie en medio de grandes explosiones de magma y vapor de agua de mar. La presencia de una duna fósil en la variante costera le confiere un indudable interés. El ciudadano puede conocer esto y mucho más, si se acerca a la guía cultural "Descubre el Sur de Tenerife".

* Secretario de la Asociación de Empresarios y Turismo

de San Miguel de Abona

ANTONIO PASTOR *