Tenerife Norte
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El Ayuntamiento de Santa Cruz retira otros diez taxis y deja 777 licencias en la capital leer

IPO-LV plantea una ordenanza municipal que regule las instalaciones radioeléctricas

El grupo opositor orotavense cree imprescindible la medida para conjugar unos buenos servicios de comunicación con la salud pública y la reducción del impacto medioambiental de las antenas.

EL DÍA, La Orotava
14/sep/02 18:28 PM
Edición impresa
EL DÍA, La Orotava

El grupo de Iniciativa por La Orotava-Los Verdes (IPO-LV) quiere que el municipio siga los pasos de otras localidades en la Isla y apruebe cuanto antes una ordenanza reguladora de la instalación y funcionamiento de infraestructuras radioeléctricas. La coalición de izquierdas insiste en la importancia de la medida para conjugar la necesidad de ofrecer buenos servicios de comunicación con la salud pública y la reducción del impacto ecológico y visual que está suponiendo la proliferación de antenas, principalmente de telefonía móvil.

IPO-LV confía en que el gobierno local (CC) respalde la ordenanza que ha elaborado. Un texto que, entre otras cosas, prevé la creación de un registro especial en el que se inscribirían todas las instalaciones de emisión de los servicios de telecomunicaciones existentes en el municipio. También insta a la creación de una comisión local sobre la materia, encargada de dictaminar la aprobación de licencias, hacer un seguimiento del cumplimiento de la normativa y proponer posibles cambios de su contenido.

La ordenanza establece una serie de medidas urbanísticas, ecológicas y de seguridad. El concejal José Miguel Ruiz, redactor del texto de la moción, que se debatirá en el próximo pleno, recalca que, si bien no se dispone de pruebas incontestables sobre la relación entre las antenas y los perjuicios a la salud de las personas, las administraciones deben tratar de reducir al máximo el temor que sí existe entre la ciudadanía, sin que por ello se perjudique el progreso en este campo.

La normativa también recuerda que las entidades públicas deben controlar el progreso de la tecnología con el fin de proteger a los ciudadanos de las radiaciones.