Canarias

CEOE - Tenerife teme que las Directrices frenen el mercado inmobiliario

La patronal tinerfeña presentó ayer las alegaciones a las Directrices de Ordenación General y del Turismo. El secretario general mostró su preocupación por el cambio de modelo turístico propuesto en el documento, cuyo plazo de información pública se cumple pasado mañana.

EL DÍA, S/C de Tenerife
14/sep/02 16:29 PM
Edición impresa

La CEOE de Santa Cruz de Tenerife presentó ayer sus alegaciones a las Directrices de Ordenación General y del Turismo, en las que expresa su inquietud ante la paralización que podría causar al sector inmobiliario y de la construcción y la existencia de propuestas contradictorias.

El secretario general de la CEOE tinerfeña, Pedro Alfonso, afirmó a EL DÍA que les preocupa y genera incertidumbre el cambio de modelo propuesto en las Directrices. Asimismo, criticó la falta de compromisos económicos del Gobierno de Canarias parejos a los esfuerzos que se les exige a los empresariales.

Así se indica en el documento de alegaciones que se ha remitido a Política Territorial, que "desde la Confederación Provincial de Empresarios de Santa Cruz de Tenerife (CEOE - Tenerife) y tras la aprobación inicial de las Directrices de Ordenación General y del Turismo de Canarias, mediante el Decreto 83/2002, de 24 de julio, queremos manifestar nuestra inquietud sobre determinados aspectos, que deben ser tenidos en cuenta con el objetivo de ofrecer un documento consensuado que recoja las consideraciones de los distintos sectores".

"Intervencionismo"

Los empresarios sostienen que "el principal objetivo de las Directrices es regular el ritmo de crecimiento de los principales sectores económicos, afectando fundamentalmente al subsector turismo y la construcción".

"En el documento de las Directrices se aboga por condicionar el crecimiento económico de nuestra región a la dotación de infraestructuras y servicios existentes en cada Isla. Sin embargo, - añade - defendemos que dicho crecimiento sea fruto del libre mercado, sin intervencionismos".

Según la CEOE, "las intenciones del documento no están claramente definidas en el mismo, pudiendo asistir a un periodo de incertidumbre y vacío legal, entre la fecha de aprobación de las Directrices y la redacción y aprobación del desarrollo reglamentario, así como de las directrices de alcance sectorial".

Por otro lado, la patronal señala que "la rehabilitación de la planta alojativa se presenta como una de las medidas de mayor trascendencia dentro de las Directrices, suscitando un gran debate entre los sectores afectados, debido a la forma en que se aborda y a los vacíos legales que se aprecian en el documento. Uno de estos vacíos gira en torno a los incentivos económicos, proponiéndolos como instrumentos reguladores del proceso de renovación. Sin embargo, no se determina cómo se realizará su regulación, desarrollo y gestión, dejando estos aspectos para un futuro desarrollo legislativo".

Renovación

Critican además que "el documento de las Directrices defiende los establecimientos hoteleros frente a los extrahoteleros, no atendiendo a las características específicas de estos últimos, en base a las cuales se deben establecer regulaciones particulares, no teniendo la importancia de la oferta extrahotelera en la actividad turística del Archipiélago".

"Por otro lado - opina la CEOE - , tal y como se desprende del documento aprobado inicialmente, el proceso de renovación persigue, no sólo limitar el crecimiento de forma cuantitativa, sino, de forma paralela, aumentar la calidad de los productos turísticos ofertados. En este sentido, destaca la inexistencia de los pertinentes estudios y análisis prospectivos que determinen el impacto que este proceso producirá sobre la demanda futura". Además, destaca, "nos preocupa la inexistencia de datos estadísticos fiables, sobre los cuales basar las medidas a adoptar, así como la existencia de propuestas contradictorias dentro del mismo documento, definiciones imprecisas o débiles, y problemas de redacción o interpretación".

Los empresarios subrayan, asimismo, que "el documento de las Directrices propone la reconsideración del modelo turístico de las Islas sin que se haya desarrollado un análisis en profundidad de dicho modelo, por lo que las afirmaciones que se efectúan acerca de la actividad turística, la competencia exterior, la demanda y la oferta alojativa, carecen de una base sólida, pudiendo contener importantes errores".

El documento, según la CEOE, "va contra lo regulado en las Medidas de ordenación territorial de la actividad turística en las islas de El Hierro, La Gomera y La Palma aprobadas recientemente por el Parlamento de Canarias".

Control y educación

Desde CEOE - Tenerife se demanda "la elaboración de un Plan Estratégico del Turismo en Canarias, tanto a nivel regional, como a nivel insular, así como la creación de órganos de control y seguimiento de la actividad turística, a través de un Observatorio del Turismo para Canarias".

"Nos preocupa también - añade - la no inclusión de un apartado dedicado al fomento de la educación, en aquellos campos relacionados con el turismo, de vital importancia para aumentar la calidad del espacio turístico".

Con respecto al margen de crecimiento turístico que las Directrices plantean para las distintas Islas, la Confederación Provincial de Empresarios "considera que la adjudicación de licencias turísticas debe ser evaluada y consensuada con los sectores de la construcción y hotelero, con el fin de ajustar la oferta y la demanda a la previsión de las inversiones".

El texto firmado por Pedro Alfonso señala que "es necesario que el documento de las Directrices que sea aprobado definitivamente sea el resultado del consenso entre todas las partes implicadas".

"El documento aprobado inicialmente de las Directivas considera la segunda residencia como un derroche de recursos territoriales y económicos, planteando la necesidad de fomentar la adopción de medidas disuasorias. Hemos de tener en cuenta que, medidas como las propuestas, pueden afectar negativamente al mercado inmobiliario, lo que llevaría aparejado un freno al desarrollo del sector de la construcción en nuestra región", manifiestan los empresarios.

Indican, además, que "habrá que dotar financieramente y aclarar con mayor detalle cómo la inversión pública suplirá el esfuerzo inversor privado".

Por otro lado, "no compartimos la idea - enfatizan - plasmada en el documento de las Directrices, acerca de la distinción que se realiza entre las consecuencias que se derivan de las inversiones públicas en infraestructuras y las derivadas de la industria turística, considerándose únicamente negativas las aportadas por estas últimas".

Además incluyen que " hay que tener en cuenta que todos los cambios introducidos recaen sobre el sector privado, sin que existan ajustes en los presupuestos públicos".

Carreteras y aguas

"De acuerdo con el planteamiento de la red viaria, no se permitirán nuevas edificaciones a menos de cien metros de distancia del trazado, franja en la que tampoco será posible el establecimiento de nuevos sectores de suelo urbanizable". Asimismo, exponen que "en los planes territoriales especiales se establecerán criterios de integración paisajística y recorrido escénico que afectarán a los terrenos que lindan con la red viaria". En este sentido, CEOE-Tenerife se manifiesta "en contra de que esta medida limite aquellas actividades propias de suelo urbanizable".

"Según los criterios de gestión en materia hidráulica, se introducirán medidas correctoras con intervenciones técnicas y financieras, para lograr ritmos sostenibles de aprovechamiento de los recursos hidráulicos subterráneos y preservación de las aguas de los acuíferos". Desde la Confederación de Empresarios "entendemos que, en ningún caso, dichas medidas correctoras deben implicar la tributación de los citados recursos".

La CEOE - Tenerife culmina su texto de alegaciones destacando que "dada la relevancia de los temas anteriormente expuestos, solicitamos la apertura de nuevas líneas de diálogo social, así como condicionar la redacción definitiva del documento de Directrices al consenso generalizado de la sociedad canaria, debido a que la complejidad del documento así lo requiere", aseveró.