Gente

La Laguna celebra hoy el día grande de las fiestas del Cristo

Los actos se iniciarán con el traslado del Pendón de la Conquista desde el Ayuntamiento a la iglesia de la Concepción, donde el obispo de la Diócesis Nivariense presidirá la misa.

EL DÍA, S/C de Tenerife
14/sep/02 5:43 AM
Edición impresa

La Laguna celebra hoy el día principal de sus tradicionales fiestas del Santísimo Cristo, cuyo punto culminante será la gran exhibición de fuegos artificiales de la Torre de la Concepción y El Risco y la monumental traca de la plaza.

Los actos se iniciarán, a las 10:30 horas, con el traslado del Pendón de la Coquista desde el Ayuntamiento hasta la parroquia de la Concepción, donde dará comienzo una función religiosa presidida por el obispo de la Diócesis de Tenerife, Felipe Fernández García. La homilía estará a cargo del arzobispo Rodolfo Quezada Toruño.

Tanto en la referida ceremonia como en el traslado del Cristo a su Real Santuario, Su Majestad el Rey de España estará representado por el presidente del Gobierno de Canarias, Román Rodríguez, acompañado de las principales autoridades civiles y militares y Cuerpo Consular. La imagen irá precedida en la procesión por los miembros de su Pontificia, Real y Venerable Esclavitud.

Procesión de la noche

Por la noche, el Cristo de La Laguna volverá a recorrer la ciudad, recibiendo la ofrenda de las pirotecnias, cuyos orígenes se remontan en el tiempo, localizando en 1928 la existencia de un programa de fuegos artificiales que se editaba y que en el citado año contó con la participación de los pirotécnicos Francisco Dávila (Puerto de la Cruz), Pedro Pacheco (Puerto de la Cruz) y Carlos E. Pérez (La Laguna). En este año se contó ya, entre muchos más fuegos, "con 7.200 cohetes de color y estallo y una traca de cincuenta metros con cuatro clases de bombas".

Las Ordenanzas Municipales prohibían las piezas de fuego de artificio llamadas "busca pies" o cohetes sin varilla.

El superior - rector del Real Santuario del Santísimo Cristo, Francisco M. González Ferrera, destaca en el programa de actos que "La Laguna no tiene fronteras, ni murallas: es ciudad universal, abierta a la tierra, al mar y al cielo, como abiertos y sinceros son la inmensa mayoría de sus vecinos, cuidadosos de sus valores, tradiciones y costumbres. Y desde el cielo, este septiembre, como siempre y por siempre, descenderá la mejor epístola con nombre Cristo, que surcará y regará con agua limpia nuestro Archipiélago, para quedarse y hacer de su plaza la plaza de la fiesta". Añade que para fiestas, las del Cristo lagunero.