Sucesos

Los MUERTOS no pueden hablar, pero los FORENSES sí

Los sumideros se taponan y la sangre queda estancada. El lugar donde se realizan autopsias carece de las mínimas medidas de higiene y seguridad para que trabajen los médicos legales.

EL DÍA, S/C de Tenerife
14/sep/02 9:47 AM
Edición impresa

Una imagen vale más que mil palabras. Varias imágenes pueden mostrar las condiciones en que trabajan los forenses en la Capital.

Neveras oxidadas, falta de salubridad, cajas amontonadas en el lugar donde se realizan las autopsias, un aseo donde deben limpiarse los médicos que apenas reúne las mínimas medidas de higiene, son sólo algunas de las quejas realizadas por una miembro del colectivo.

Miguel Ángel Thous, forense del Juzgado de Instrucción número 4 de la Capital tinerfeña, comentó a EL DÍA que "existe una falta de precinto de las neveras y en la zona donde se realizan las autopsias incluso para resguardar las pruebas. Estamos desangelados y vemos que no se toman medidas. Desde 1989 estamos realizando las autopsias en el Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria, ya que previamente se hacían en el cementerio de Santa Lastenia. En La Candelaria estamos de prestado hasta que se construya el Instituto de Medicina Legal. Donde estamos ahora, las instalaciones son penosas, no reúnen las condiciones y son contrarias a la labor de investigación que hacemos, al tiempo que no permiten alcanzar los resultados esperados en este tipo de actuaciones judiciales".

Thous además afirma que "el cuarto y las neveras están contaminados con restos de sangre de diversos cadáveres".

Lo que pasó ayer

Los forenses de la Capital tinerfeña deben enfrentarse cuando están de guardia a auténticos peligros, no sólo por la posibilidad de contagios, sino que ayer mismo, una forense estuvo a punto de lesionarse si no hubiera tenido buenos reflejos cuando una tapa de ataúd acristalada estuvo a punto de caerle sobre uno de sus pies.

A este tipo de riesgos se debe sumar las condiciones de falta de limpieza en que se encuentra el cuarto donde se realizan las autopsias y en el baño.

Al parecer, el desagüe no está en condiciones y la sangre queda estancada cuando los médicos legales están de guardia y realizan las autopsias.

La forense que ayer pudo salir lesionada comentó que "llevamos pidiendo que limpien el lugar donde trabajamos hace mucho tiempo y no se ha hecho nada. La limpieza aquí no se sabe lo que es y estamos trabajando en condiciones infrahumanas y se debe tener en cuenta que en el cuarto hay objetos peligrosos".

Los años pasan, pero las condiciones parecen las mismas de siempre.

Enfermedades contagiosas

Miguel Ángel Thous dijo que "los cadáveres que presentan enfermedades infecto - contagiosas, en ocasiones deben ser trasladados al HUC o a los cementerios para la práctica de las autopsias dada la carencia de medios en el centro hospitalario para su práctica con los consiguientes perjuicios para la salud pública que podrían derivarse. Son los casos de cadáveres con hepatitis B o sida".

Desde el 1 de enero de 1997 uno de los médicos forenses, concretamente Miguel Ángel Thous, se negó a practicar autopsias de ningún cuerpo que tuviera enfermedades de este tipo que pudieran transmitirse durante la realización de la autopsia, dada la falta de medios, seguridad e higiene para su práctica.

Eso ha dado lugar a que el día 10 de octubre de 1997 se tuviera que trasladar un cadáver al Instituto Anatómico Forense de Las Palmas, instalación judicial que lleva funcionando en la provincia grancanaria desde hace 32 años.

Thous además puntualiza en cuanto al riesgo que "el aire que entra y sale es para todo el mundo, ya que no hay ningún tipo de filtro para los gases que se emanan por la práctica de la autopsia y eso sin hablar del polvo en suspensión que se da cuando sierran los cráneos".

Asimismo, afirma también que "desconocemos el destino que se da a las sábanas manchadas de sangre y demás sustancias nocivas insalubres e incluso peligrosas. El agua con restos de sangre desconocemos también si es tratada antes de llegar a los desagües públicos, lo cual conlleva un peligro".