Internacional

Cinco muertos y 60 heridos en el segundo atentado suicida en Israel en dos días

El Ejército israelí responde a la acción terrorista en el centro de Tel Aviv con el ataque al cuartel general de Arafat en Ramalá, donde resultaron heridos dos agentes de la seguridad palestina, con el pretexto de reinstaurar el toque de queda.

C. BARRETO/COLPISA, Jerusalén
20/sep/02 6:08 AM
Edición impresa

Israel inicia las fiestas de Sucot (tabernáculos) bajo un recrudecimiento de la ola de atentados terroristas palestinos, como el ocurrido ayer en la avenida Allenby, de Tel Aviv, que se saldó con la muertes de cinco personas y 60 heridos.

El ataque ocurrió poco antes de la 13.00, cuando un terrorista suicida subió con una carga explosiva a un autobús. A pesar de las fuertes medidas de seguridad con las que se han dotado las guaguas, con sensores detectores de metal o explosivos, tuvo lugar la deflagración justo a la entrada del vehículo. El ataque fue reivindicado al mismo tiempo por la Yihad Islámica y por Hamás.

Ataque a la Mukata

Unas horas después del atentado, el Ejército israelí instauró de nuevo el toque de queda en las ciudades palestinas reocupadas en Cisjordania desde principios del pasado junio, excepto Hebrón. Además, Ariel Sharon convocó una reunión de urgencia del gabinete de seguridad, en las instalaciones del Ministerio de Defensa en Tel Aviv, con el fin de discutir la respuesta a estos últimos atentados.

El primer "episodio" de esta respuesta israelí tuvo por escenario el cuartel general de Arafat en Ramalá, que fue atacado por blindados israelíes con el pretexto de instaurar el alto el fuego. En la incursión resultaron heridos dos agentes de la seguridad palestina.