Actualidad

Los Presupuestos de 2003 traerán "más empleo y seguridad y menos impuestos"

Los tres pilares del fortalecimiento del crecimiento económico serán la rebaja del IRPF, el impulso de las inversiones y el equilibrio en las cuentas públicas, lo que permitirá avanzar en convergencia con la Unión, aseguró ayer Montoro en la conferencia de Prensa posterior al Consejo de Ministros.

AGENCIAS, Madrid
21/sep/02 6:10 AM
Edición impresa

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, dijo ayer que el objetivo de los Presupuestos Generales del Estado para el año 2003 es "fortalecer el crecimiento de la economía e impulsar la creación de empleo", y aseguró que "traerán a los ciudadanos más seguridad y menos impuestos".

En la rueda de Prensa posterior al Consejo de Ministros que aprobó la remisión a las Cortes del Proyecto de Ley de Presupuestos, indicó que las cuentas de 2003 reflejan la "plena" descentralización de la Administración española, resultado del nuevo modelo de financiación autonómica.

Cristóbal Montoro explicó que los tres pilares del fortalecimiento del crecimiento económico en el año 2003 serán la rebaja del IRPF, el impulso de las inversiones y el equilibrio presupuestario, lo que permitirá avanzar en convergencia con la Unión Europea. Para el año que viene se prevé un crecimiento económico del 3%, "sustentado exclusivamente" en la demanda interna, que crecerá el 3,1%, por el aumento del 2,9% del consumo y del 3,8% de la inversión (el 3,2% el componente de bienes de equipo y el 4,3% la construcción). El sector exterior restará dos décimas al crecimiento, dijo Montoro, debido a las "dificultades" por las que atraviesa el comercio mundial.

Esta evolución de las variables macroeconómicas permitirá, según los cálculos del Gobierno, crear 282.400 empleos, el 1,8% más que este año. En consecuencia, las previsiones para el próximo año superan en un 16% las estimaciones de 2002 (el incremento con el que se espera terminar 2002 es de un 1,1% y de 175 mil empleos).

Respecto al objetivo del equilibrio presupuestario, recogido por tercer año consecutivo, Cristóbal Montoro indicó que, debido a la entrada en vigor de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, la eliminación del déficit es, además de un objetivo, una obligación para todas las administraciones.

Techo de gasto

Además, en cumplimiento de la Ley de Estabilidad, éste es el primer presupuesto que se elabora con un techo de gasto, para cuya determinación se parte de la previsión de crecimiento de la economía y del cálculo de ingresos (105.656 millones de euros), lo que arroja un límite de 109.273 millones de euros que, tras efectuar los ajustes necesarios, se eleva a 114.518 millones de euros. Esto supone un incremento del gasto frente al año 2002 del 6,2% y, si se excluye el Fondo de Contingencia, del 4,1%. Cristóbal Montoro destacó que las cuentas de 2003 inciden en la reducción del peso de la deuda pública sobre el PIB, que se situará en el 50% del PIB, y sitúan en el 2,8% el deflactor del Producto Interior Bruto (PIB).

En cuanto a la distribución del saldo presupuestario, explicó que la Administración Central se situará en equilibrio, resultado de un déficit del 0,5% del Estado y Organismos Autónomos y un superávit equivalente de la Seguridad Social, lo que, junto al equilibrio de los Administraciones Territoriales, arroja un saldo final de equilibrio.

Montoro dijo que los Presupuestos de 2003, que el próximo día 25 se presentarán en el Congreso de los Diputados, se han elaborado sobre una previsión del precio del barril de petróleo inferior a los veinticinco dólares y que el Gobierno confía en una próxima desaceleración de los precios que permita alcanzar el objetivo del dos por ciento marcado por el Banco Central Europeo (BCE).