Nacional

ETA mata a un guardia civil en Navarra

Los terroristas hicieron estallar el explosivo a distancia cuando vieron a los agentes junto a la trampa que les habían preparado, una pancarta que iban a retirar cerca de Leiza.

EFE, Pamplona
25/sep/02 6:31 AM
Edición impresa

El cabo de la guardia civil Juan Carlos Beiro Montes falleció ayer y otros cuatro miembros de este cuerpo resultaron heridos a consecuencia de la explosión de una "bomba-trampa" en Leitza (Navarra), horas después de que dos presuntos terroristas murieran en Bilbao al estallar el artefacto que manipulaban en el interior de un vehículo.

El consejero vasco de Interior, Javier Balza, opinó que ETA "ha tratado de buscar una respuesta a la explosión de ayer (lunes) de la única forma que sabe hacer, que es asesinando", con lo que "añade terror sobre terror, sin aportar nada más que destrucción a esta sociedad".

El atentado en el que murió Beiro, de 32 años, casado y con dos gemelos de seis años, natural del municipio asturiano de Langreo, tuvo lugar hacia las 12,50 horas en la carretera NA-1320, en el puerto de Urto, a unos cien metros del límite con Guipúzcoa, cuando una patrulla acudió a retirar una pancarta situada junto a la calzada que, según testigos presenciales, tenía el anagrama de ETA y el lema en euskera "Guardia Civil muere aquí".

Al parecer, el cabo y un sargento se bajaron del vehículo al observar la pancarta y, mientras ambos se acercaban a ella, sus compañeros permanecieron algo más alejados, lo que hizo que éstos sufrieran heridas más leves cuando estalló el artefacto, que, según el delegado del Gobierno en el País Vasco, Enrique Villar, contenía unos 15 kilos de explosivo y fue activado con un mando a distancia.

Tras ser atendido por un médico y una ATS de Leitza, el agente fue evacuado en una UVI móvil en situación de parada cardiorrespiratoria, con traumatismo abdominal y salida de masa intestinal, e ingresó cadáver a las 14,25 horas en el hospital Donostia de San Sebastián, hasta donde se desplazaron el ministro del Interior, Angel Acebes, y el consejero vasco de Interior, Javier Balza.

El cuerpo del guardia civil fue trasladado hacia las 15,00 horas al Instituto de Medicina Legal de San Sebastián, donde le será practicada la autopsia.

Beiro llevaba desde junio destinado en el cuartel de Leitza, localidad en la que se produjo el último atentado de ETA en Navarra, cuando el 14 de julio del 2001 falleció el concejal de UPN José Javier Múgica al estallar una bomba-lapa adosada en su vehículo.

Asimismo, en el atentado, el cuarto con víctimas mortales de este año en España, resultaron heridos otros cuatro agentes, entre ellos Miguel M.M., de 35 años, quien ingresó en la UCI del hospital donostiarra con traumatismo craneoencefálico y múltiples lesiones por metralla en cara, tórax, abdomen y extremidades, aunque en las pruebas que se le han efectuado "no se observa afectación de órganos internos".

El ministro del Interior informó de que Miguel M.M. ya había sido víctima de un atentado anterior en el cuartel de Intxaurrondo, en San Sebastián.

Los otros tres guardias civiles que resultaron heridos, todos ellos de pronóstico leve, son David A.B., de 23 años; Víctor Manuel L.P., de 33 años; y Roberto L.B., de 29, quienes ya han sido dados de alta.