Tenerife Sur

Fumero: "Las torretas no pasarán por Vilaflor si un juez no lo dicta"

El alcalde de Vilaflor no reconoce la legitimidad del Gobierno para autorizar el inicio del tendido eléctrico y advierte de que enviará a la Policía Local a parar las obras en cuanto Unelco mueva una piedra.

EL DÍA, S/C de Tenerife
26/sep/02 19:19 PM
Edición impresa

El alcalde de Vilaflor, José Luis Fumero, advirtió ayer al Gobierno de Canarias de que no permitirá el paso de la línea de alta tensión que la compañía Unelco quiere habilitar entre Granadilla y Guía de Isora a través del monte chasnero, con lo que pone en duda la legalidad de un reciente decreto del Ejecutivo en el que se autoriza la urgente ocupación de los terrenos y el inmediato comienzo de las obras.

El Ayuntamiento de Vilaflor entiende, tal como expresaron Fumero y la letrada María Dolores Palliser en rueda de Prensa, que el decreto no supondrá cambio alguno en la situación actual del polémico proyecto, "porque sólo una orden judicial conseguirá que no enviemos a la Policía Local a parar las obras en cuanto Unelco quiera mover una piedra".

Fumero plantea así un nuevo pulso a la Administración Autonómica, y más concretamente a la terna constituida por el presidente del Ejecutivo, Román Rodríguez, y los consejeros de Presidencia e Innovación Tecnológica y Medio Ambiente, Julio Bonis y Fernando González, respectivamente, a quienes acusó de "negar el pan y la sal" al pueblo de Vilaflor y de actuar de forma "fascista", ya que "quieren adaptar la normativa sobre el territorio y el bienestar de los tinerfeños a los intereses económicos de una compañía, aunque para ello tengan que pasar por encima de quien haga falta".

Asimismo, el alcalde de Vilaflor aseguró que el vicepresidente del Gobierno, Adán Martín, y el titular del Cabildo, Ricardo Melchior, "no están limpios en todo este asunto", ya que cuando menos "no han sido capaces de dar la cara, sino que han cedido el testigo para que sean otros quienes hagan el trabajo sucio", apostilla.

Tampoco se mordió la lengua Fumero cuando tocó referirse a la actitud mostrada por el secretario general de su partido, el socialista Juan Carlos Alemán. El alcalde de Vilaflor, que confesó sentirse "cada vez más solo", culpó a Alemán de actuar como un "cobarde" por permanecer callado ante la comisión de "un atentado ecológico que cualquier verdadero socialista trataría de evitar hasta el final".