Tenerife Norte
LO ÚLTIMO:
El Tenerife será sancionado por cánticos homófobos en El Heliodoro leer

El CIT portuense denuncia el mal funcionamiento de la Oficina insular de Extranjería

El Centro de Iniciativas y Turismo se hace eco del malestar de múltiples extranjeros de todas las edades que desean renovar su permiso de residencia y que se encuentran con colas desde las dos de la mañana en las ventanillas situadas en la calle La Marina, en la Capital tinerfeña.

EL DÍA, Puerto de la Cruz
27/sep/02 18:29 PM
Edición impresa

"Inhumano y muy perjudicial para la imagen turística". Ésa es la impresión que sacan los miembros del Centro de Iniciativas y Turismo de Puerto de la Cruz del funcionamiento de la Oficina insular de Extranjería, situada en la capital tinerfeña y que sufre colas desde las dos de la madrugada de extranjeros que quieren renovar su permiso de residencia, trámite que deben hacer cada cinco años.

Juan A. Acevedo y Luis Anting, miembros del CIT, denunciaron ayer el "caos" de la Oficina y pidieron soluciones a una situación que ha llegado ya a la Prensa extranjera que se distribuye por la Isla.

Según explican, la falta de personal del servicio, que tiene tres ventanillas y seis funcionarios, y que abre de 9 a 14:00 horas, impide atender a todos los solicitantes el mismo día. Además, se tramitan 60 peticiones, cifra muy alejada de las 200 personas que suelen acudir. Incluso, se han dado casos de picaresca con la venta de números a los que quieren ganar tiempo.

La entidad ya ha promovido una reunión con el resto de CIT de la Isla. Exige medidas a la Subdelegación del Gobierno y no descarta recurrir a otras instituciones, aparte de pedir el apoyo de Ashotel, Alcipc y del alcalde.

Como solución, propone la ampliación del personal; que se recupere la figura del gestor, que adelanta un 80% del trabajo a los que contratan sus servicios; oficinas en el Sur y el Norte, y que se creen departamentos individuales, para personas asesoradas, comunitarios o de países exteriores.

El CIT critica que muchos de estos extranjeros tengan que llevar traductor y resalta la riqueza que dejan en la Isla.